México, 26 ago (EFE).- México suma más de 52.000 personas fallecidas sin identificar y el 60 % yace en fosas comunes en cementerios públicos, detalló este jueves un informe del Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México, que cita cifras oficiales.

La organización presentó el informe “La Crisis Forense en México: más de 52 mil personas fallecidas sin identificar” que “dimensiona la gravedad de la actual crisis en materia de personas fallecidas sin identificar”, expresaron en un comunicado.

Según relataron, las autoridades “no han podido o no han querido” informar acerca de dónde se encuentra el 22 % de estas personas.

“Estos datos dejan ver cómo el aumento de la violencia en los últimos 15 años ha tenido un gran impacto en la sociedad, particularmente en materia de desapariciones forzadas y homicidios”, consideraron en el documento.

México vive una grave tragedia de desaparecidos con más de 90.000 casos desde 1964, año en el que comenzaron los registros.

Además, opinaron que también se han agravado “las limitaciones de los servicios forenses”, con lo que se ha generado una gran afectación a los derechos de las víctimas.

La organización valoró positivamente los esfuerzos del Gobierno del actual presidente Andrés Manuel López Obrador y el reconocimiento de una emergencia forense, además de la creación del Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense, cuyo directorio será anunciado el próximo lunes 30 de agosto en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada.

Pero aseguraron que no es suficiente y que la implementación de las directrices está siendo muy limitada y advirtieron que en es necesaria la colaboración de todas las fiscalías del país.

En este sentido, la ONG recogió en su informe una serie de recomendaciones como mejorar y dotar de autonomía a los servicios forenses o actualizar el protocolo para el tratamiento de identificación forense.

También recogieron en sus recomendaciones la necesidad de crear el Banco Nacional de Datos Forenses, el Registro Nacional de Personas Fallecidas No Identificadas y No Reclamadas, y el Registro Nacional de Fosas Comunes y de Fosas Clandestinas; y de eliminar la práctica, actualmente ilegal, de inhumar a personas no identificadas en fosas comunes colectivas.

“Si bien nuestra búsqueda es en vida, porque vivos se los llevaron y vivos los queremos, somos conscientes de que muchas personas desaparecidas tal vez ya no estén con vida. Esta crisis debe conocerse a profundidad. Hacemos un llamado a las autoridades (…) a conocer esta información y a verla como una herramienta a su favor para avanzar en la labor frente a esta crisis”, sentenciaron.

El Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México está conformado por un conjunto de más de 40 colectivos de familiares de personas desaparecidas y cerca de 40 organizaciones acompañantes.