La militancia panista y de algunos otros partidos que apoyaron la campaña del Presidente Electo Roberto Cabrera Valencia, están impacientes y nerviosos, debido a que no han sido llamados a integrar la nueva administración.

Y es que muchos, la mayoría emanados del Partido Acción Nacional (PAN), que son los que se consideran con mayor derecho y hasta méritos, están impacientes para saber cómo estará integrado el gabinete.

Hay quienes dicen que no aceptarán integrarse, pero la realidad es que ‘se les queman las habas’, para colocarse en alguna de las oficinas gubernamentales, aunque sea de segundones, pues los cargos de primer nivel no alcanzarán para muchos y están sobre la balanza.

Por ejemplo para comunicación social, se habrá que la decisión del alcalde electo está entre Eitan Kovalsky, un joven recién egresado que ha manejado la comunicación en el PAN estatal y que durante la campaña estuvo en San Juan del Río para apoyar al equipo de Roberto.

Sin embargo habría que ver cuáles serán las decisiones de última hora, ya que también se menciona a la subdirectora de el Sol de San Juan del Río, de quien se dice que es comadre del alcalde y que sería la que estaría al frente de la coordinación de comunicación social.

Lo cierto es que el alcalde electo el único cargo que ha confirmado en este caso a Rotativo de Querétaro, es a Fernando Damián Oceguera, en la Secretaría de Finanzas, que aunque con mucha experiencia, ya las nuevas generaciones quieren cambios.

Algunos cargos que tendrán que ser decididos bajo estricto escrutinio, seguramente y obligadamente, deberán ser los de la Secretaría de Seguridad, servicios municipales y obras públicas, así como la oficialía mayor.

Los tiempos son diferentes, ya no es momento para viejos dinosaurios, ya es tiempo de que las ideas y la creatividad para gobernar estén presentes, que se hagan sentir en San Juan del Río, mediante un gobierno moderno y eficiente, que los integrantes conozcan los temas de la administración y que sean sensibles a las necesidades de la gente.

Por el momento solo vemos algunos desesperados que ya quieren su hueso, lo muestran claro en sus publicaciones en redes sociales y los comentarios que han llegado a referir sobre el tema. Los panistas, los priístas y hasta morenitas, están que se afilan los colmillos para ser parte del nuevo gobierno. Pero solo Roberto Cabrera, es el que dirá la última palabra.

En el nuevo gobierno no cabrán las improvisaciones, el desconocimiento y la falta de sensibilidad para tratar a la ciudadanía.