Puntarenas (Costa Rica), 2 ago (EFE).- El parapente se ha convertido en una opción para realizar turismo de aventura, lo que permite descubrir el paraíso aéreo que ofrece Costa Rica.

Jean Claude, fundador de Nemaclys Parapente, es un suizo aventurero que decidió recorrer América Latina en moto en los años 90. En su paso por Costa Rica tenía un proyecto de paisajismo y tras enamorarse de una costarricense se quedó y creó su propia empresa.

Su idea surgió para ofrecer al turista un producto de calidad e innovador, por lo que con su espíritu aventurero instaló en el país el parapente. Hace dos décadas era una propuesta poco conocida y un deporte de riesgo que nadie practicaba en el país. Lo benefició su conocimiento, ya que en su país volaba en parapente.

“Costa Rica es muy rico visualmente y en naturaleza, es una manera de ofrecer una vista distinta del mar (…) Aquí volamos con paz, sin motor, sin bulla, sin contaminación, no dañamos a la naturaleza y volamos con las aves. El turismo se va con una sensación única y bella, porque estamos distribuyendo felicidad en el aire”, expresó Claude.

Claude forma parte de la serie audiovisual Héroes Turísticos, impulsada por el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) para mostrar el lado humano de quienes trabajan cada día por brindar la mejor oferta de servicios turísticos.

El proyecto escogió a siete personas que han dedicado su vida, habilidades, tiempo y pasión al desarrollo e innovación del turismo en Costa Rica. Desde el parapente, hasta el canopy en el bosque nuboso de Monteverde o el senderismo en el Chirripó, la montaña más alta del país.

“A través de estas historias vamos a conocer la importancia de valores como la amistad, la resiliencia, lo valioso de vivir el presente y de tener la capacidad de deslumbrarnos por las bellezas naturales de nuestro país y luchar por hacer nuestros sueños realidad”, afirmó el ministro de Turismo, Gustavo Segura.

BIENVENIDA AL MUNDO DE LAS AVES

FOTO: EFE/Jeffrey Arguedas.

El parapente permite descubrir el paraíso aéreo que ofrece Costa Rica. Ubicado en la provincia de Puntarenas, en el Pacífico Central, Nemaclys permite observar desde el mar que se fusiona con el azul del cielo hasta su exuberante parte boscosa que resalta a la vista por su color verde radiante.

El parapente tiene una capacidad aerodinámica, ya que su tela actúa como una vela, lo que faculta volar planeando gracias al impulso del viento. Según el experto Claude, Costa Rica tiene características que la hacen perfecta para ser un “auténtico paraíso para el vuelo”.

“Dependemos 100 % de la naturaleza, tenemos el privilegio de estar cerca del mar, entonces la brisa, que sopla prácticamente todos los días es la que pega en los riscos y provoca una ascendente, con eso podemos volar y sostenernos en el aire. Somos privilegiados porque podemos volar 300 días al año, es un sitio ideal”, resaltó Claude.

El suizo aseguró que cuando llegó a Costa Rica su intención nunca fue esa, pero que aportó una actividad nueva, y sembró esa semilla en el ámbito de la aventura. Actualmente, hay unos 80 pilotos y varias empresas que ofrecen este servicio en distintos puntos del país.

“Aportamos al país una actividad nueva, lo que hice fue sembrar una semilla en ese ámbito y gracias a Dios esa semilla dio frutos. Era una aventura nueva en ese entonces y creció, y al final es muy ideal para este país tan bello porque se incorpora a la belleza y el sentimiento de aventura que ofrece”, dijo Claude.

En el trayecto de viaje para llegar al parapente, el recorrido también permite observar gran variedad de flora y fauna, especialmente una parada en el Río Tárcoles, en el cual uno de sus principales atractivos es la observación de cocodrilos, una forma de completar esta aventura salvaje.

La serie es una forma del ICT para potenciar la reactivación económica y turística del país tras la crisis sanitaria de covid-19, ya que el turismo es uno de los principales motores de la economía de Costa Rica, país que alberga a cerca del 5 % de la biodiversidad del planeta, lo que se constituye en uno de sus principales atractivos.