No existen mecanismos para afirmar que las consultas populares mejoren o empeoren el funcionamiento de un sistema político.

Querétaro, 30 Julio 2021.- La directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Querétaro, la Dra. Marcela Avila-Eggleton informó que no existen mecanismos para afirmar que las consultas populares mejoren o empeoren el funcionamiento de un sistema político.

“No hay mecanismos que nos permitan afirmar con toda certeza que estos instrumentos de la democracia directa mejoran o empeoran el mejoramiento de un sistema político determinado” dijo.

El resultado de las consultas populares en las democracias modernas, por ejemplo en América Latina en las últimas tres décadas señaló que ha sido limitado y se observa con una mayor intensidad en Venezuela desde la llegada de Hugo Chaves y en Bolivia desde la llegada de Evo Morales

De los procesos de 1978 y 2016, el 28 por ciento de los países de la región que contemplan 18 países como parte de la región, contempla el 74 por ciento de las consultas populares. “Quizás los casos más emblemáticos han sido Uruguay y Chile que han puesto sobre la mesa la discusión de las reformas constitucionales”.

Por ello, señaló que hasta el momento se han visto casos exitosos y casos que no lo son, por ejemplo mencionó que la mayoría de las democracias europeas recurren muy ocasionalmente a las consultas a escala nacional y lo enfocan en temas de política exterior, mientras tanto, en el caso americano están centradas en tratar temas locales

“Lo cierto es que en América Latina no se ha observado el impacto deseado en cuanto a mejorar por un lado la representación y por otro lado la participación”, señaló.

“Tampoco se ha observado que estos mecanismos han contribuido a disminuir el descontento con la política y el descontento con los partidos políticos, más bien se han convertido de alguna forma en canales de expresión de este desencanto más generalizado que otro fuera de elecciones regulares” refirió.

Por ello, señaló que la eficacia de la consulta popular en México está asociada a dos temas: la participación de la que se requiere el 40 por ciento de la lista nominal para que sea vinculante.

“El segundo elemento que más incide en términos de la participación(…) es justamente el tema y aquí cobra más relevancia el planteamiento sobre la ambigüedad de la pregunta”, dijo.

Finalmente, refirió que si la pregunta es ambigua, entonces el costo del ciudadano de informarse para ir a votar y decidir cuál va a ser el sentido de su voto se incrementa y eso incide en una menor participación.