El Gobierno mexicano firmó contratos desde 2012, todavía bajo el mandato de Calderón, con la empresa vinculada al escándalo de espionaje del programa Pegasus. FOTO: EFE/ Presidencia De México.

Ciudad de México, 21 jul (EFE).- El Gobierno mexicano firmó contratos desde 2012, todavía bajo el mandato del presidente Felipe Calderón (2006-2012), con la empresa vinculada al escándalo de espionaje del programa Pegasus, según reveló este miércoles el actual Gobierno federal.

En la conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), dio detalles sobre el caso Pegasus en México, el país con más periodistas, políticos y activistas espiados, pues suma más de 15.000 nombres.

“Se entregará a la Fiscalía General de la República (FGR) la información relacionada con las contrataciones vinculadas con el caso Pegasus”, explicó el funcionario mexicano.

Nieto detalló que Grupo Tech Bull -una empresa fachada constituida por la firma Balam Seguridad Privada y relacionada con la israelí NSO Group- tuvo un contrato en 2014 con la entonces PGR y particularmente con Tomás Zerón, el entonces director de la Agencia de Investigación Criminal, hoy prófugo en Israel, para Pegasus.

“Este contrato es de 32 millones de dólares desarrollado por la empresa israelí NSO Group a la que terminó transfiriéndose los recursos”, dijo.

LOS PERIODOS DE CONTRATACIÓN

Pero este “no es el primer caso que se tiene reportado en México de adquisición de ‘malware'”, apuntó Nieto, pues dijo que en la etapa de Felipe Calderón (2006-2012) ya se contrató un servicio parecido, bajo el mando de Genaro García Luna en la Secretaría de Seguridad, hoy preso en Estados en espera de su juicio por narcotráfico.

Además, agregó que las contrataciones con las empresas vinculadas a Tech Bull “se remontan” a 2012, con la administración de Calderón. Si bien no detalló si se contrató en ese entonces el servicio Pegasus.

Esta empresa recibió fuertes montos a lo largo de los años, de cuentas concentradas del Gobierno federal.

A través de una red de empresas, continuó Nieto, se enviaban recursos a Israel e Italia.

“No solamente se trata de montos incongruentes. Sino también que estas cuentas operan con cuentas concentradoras del Gobierno federal con montos muy superiores, lo cual implica o por lo menos se presume la existencia de actos de corrupción al venderlas a sobreprecio al Gobierno de la República del año 2012 al 2018”, apuntó.

Sobre los periodos de contratación, indicó que van del 2012 al 2018 y pertenecen tanto a la PGR pero también con órgano desconcentrado de prevención y gobiernos estatales como el de Veracruz.

YA NO HAY CONTRATOS

“Durante la administracíon de López Obrador estos grupos no han sido contratados”, remarcó Nieto, quien dijo que las contrataciones concluyeron el 31 de diciembre de 2018, días después del arribo al poder de Andrés Manuel López Obrador.

Indicó que Balam transaccionaba a través de empresas fachadas como Tech Bull para enviar recursos a personas físicas y empresas en varios países.

En este contexto, continuó, “se presentará la información ante la FGR y se dará aviso al Servicio de Administración Tributaria (SAT) por los posibles temas vinculados con evasión fiscal, cabe señalar que no se localizaron transacciones de dichas empresas en al presente administración”.

Se ejecutará el “acuerdo de bloqueo” contra los sujetos involucrados si se ha advertido lavado de dinero.

“El que espíen es un delito, pero además cuesta mucho, se usaba mucho dinero del presupuesto con esos propósitos”, dijo cuestionado sobre el tema López Obrador.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto en México (2012-2018) espió a través del programa Pegasus a periodistas, activistas e incluso al entonces líder opositor y actual presidente, López Obrador, según reveló este lunes una investigación de un consorcio de medios internacionales.

El consorcio coordinado por la francesa Forbidden Stories destapó que Gobiernos de varios países espiaron mediante el programa Pegasus de la firma israelí NSO Group a 50.000 números telefónicos de activistas, periodistas y políticos.

México encabeza la lista con unos 15.000 nombres.