América Vizcaíno Sahagún solicitó protección por haber recibido amenazas de una persona a la que denunció por tener en su posesión felinos exóticos.

Querétaro, 21 Julio 2021.- La activista ambiental queretana, América Vizcaíno Sahagún, solicitó protección tanto a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), como a la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) a nivel federal, por haber recibido amenazas de una persona a la que denunció por tener en su posesión felinos exóticos.

En un par de cartas dirigidas a Blanca Alicia Mendoza Vera (titular de PROFEPA), así como a María Luisa Albores, de (SEDEMA), la activista señaló que hizo una denuncia anónima ante la delegación de PROFEPA en Querétaro por el caso de los felinos en cautiverio, pero la dependencia divulgó sus datos protegidos.

En este sentido, señaló al delegado de PROFEPA en Querétaro, Gabriel Zanatta Poegner, de compartir sus datos personales con los denunciados por este delito, por lo que ahora mantienen constante acoso sobre ella vía mensajes de Whatsapp amenazándola de muerte.

‘A partir del día 16 de julio en que presenté una denuncia anónima vía telefónica a la delegación de PROFEPA en el estado… al día siguiente (los felinos) fueron retirados del lugar y el pasado 19 recibí una llamada de amenaza de muerte por haberme metido con sus animales’, señaló.

De acuerdo con la activista, los animales se encontraban en cautiverio en un domicilio ubicado en la calle San Juanico, en la colonia Villas del Mesón en Juriquilla, dentro de la capital queretana.

En el artículo 190 de la Ley General del Equilibrio Ecológico, las denuncias ciudadanas por cualquier delito ambiental deben incluir datos del denunciante como teléfono, domicilio, nombre y razón social, aunque la dependencia debe garantizar el anonimato.

‘Es de suponerse que el recién nombrado encargado de la delegación Querétaro, Gabriel Zanatta, divulgó mi identidad y datos al denunciado, práctica que ha ejercido como jefe de inspectores desde hace mucho tiempo’, acusó la activista.

Debido a lo anterior, América Vizcaíno, responsabilizó al delegado de cualquier atentado que su persona, familia u hogar pudiera sufrir, además de solicitar la intervención de las autoridades federales en este caso.