Buscarán los mecanismos para certificar a los tianguis como espacios libres de COVID-19 y evitar ser afectados en su actividad ante la tercera ola de contagios que se avecina.

Querétaro, 8 Julio 2021.- La presidenta de la Federación de Comerciantes, Locatarios Establecidos y Prestadores de Servicio en el Estado de Querétaro (FECOPSE), Rocío Alvarado Ramírez, manifestó que buscarán los mecanismos para certificar a los tianguis como espacios libres de COVID-19 y evitar ser afectados en su actividad ante la tercera ola de contagios que se avecina.

Esto, al referir la estrategia del gobierno de México que emitirá certificados como comprobantes para la sociedad de que ya fue recibida la vacuna contra la pandemia.

En este sentido, la lideresa de los tianguistas señaló que como organización, exigirán a los comerciantes comprobar su vacunación para poder seguirse instalando; y de esta manera, garantizar la bioseguridad sanitaria de estos espacios.

“La intención de esto es que busquemos una certificación por tianguis y por organización, para que la gente también confíe de que estamos protegidos. Acordémonos que sí hay alguien que dice ‘yo soy vulnerable y no me puedo vacunar’, es vulnerable para no poder trabajar. Es una responsabilidad de todos”, sostuvo.

Indicó que han comenzado a revisar cuántas personas tianguistas de más de 40 años han recibido su vacunación, para generar un padrón que les permita identificar a los ya inmunizados.

Asimismo, precisó que reforzarán los protocolos sanitarios para el acceso a los tianguis, dada la percepción de una relajación de la sociedad para seguir las medidas de prevención del contagio, como la falta de cubrebocas o la realización de reuniones numerosas.

Además, Rocío Alvarado destacó que las ventas han decaído considerablemente en los últimos meses hasta en un 60 por ciento; aunque las pérdidas más importantes son para los vendedores de alimentos.

Dicha situación, señaló, se agrava durante la temporada de lluvias, ya que al ahuyentar a los clientes y representar una pérdida en algunas de las mercancías cuando llueve, se llegan a perder hasta el 80 por ciento de las ventas en días lluviosos.

“En tiempos de lluvias sí alcanzamos a trabajar, pero no sabemos a que horas cae la lluvia, y si nos agarra en el momento de la lluvia, la gente corre a resguardarse. Hablamos hasta de un 80 por ciento de pérdidas por lluvias ”, estimó.