Residentes en las zonas bajas del Malecón habanero evacuan ante la llegada de la Tormenta tropical Elsa, hoy en La Habana (Cuba). EFE

La Habana, 5 jul (EFE).- La tormenta tropical Elsa tocó tierra pasado el mediodía de este lunes por un punto de la Península de Zapata, en la costa sur de la provincia occidental de Matanzas, informó el Instituto de Meteorología (Insmet.)

Elsa se mueve a 22 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora y se prevé que permanezca en territorio cubano ocho horas, castigando con sus bandas de lluvias fuertes e intensas a las regiones occidental y también la central.

Los pronósticos indican que la tormenta saldrá de Cuba esta noche por la costa noroeste del país entre las provincias occidentales de Artemisa, La Habana y Mayabeque, que están declaradas en la fase de “alarma”, la tercera del protocolo de la Defensa Civil de la isla para enfrentar fenómenos meteorológicos como los ciclones.

El ojo de la tormenta entró a Cuba exactamente por un punto en la Ciénaga de Zapata, el municipio más al sur de Matanzas, donde se reportan ya precipitaciones y marejadas que pueden provocar ligeras inundaciones en la zona.

Según el más reciente informe del Insmet, a las 15.00 hora local (20.00 GMT) la región central de Elsa estaba a unos 130 kilómetros al sureste de La Habana.

En las próximas 12 a 24 horas se pronostica que continuará con rumbo próximo al noroeste, avanzando por Matanzas, y podría desplazarse sobre Mayabeque y tener un debilitamiento.

En La Habana las autoridades han adoptado una serie de medidas establecidas para la situación de “alarma” como evacuar a personas que viven en lugares propensos a las inundaciones en zonas bajas de los municipios costeros de la ciudad.

Desde este mediodía cerraron los comercios, se suspendió el servicio en los bancos y está prohibida la circulación de vehículos por la capital, incluidos los autobuses del transporte público, y solo se permitirá el tránsito de los que están en función de los aseguramientos para enfrentar el impacto del evento meteorológico.

En la región central se han registrado lluvias torrenciales, sobre todo en el sur, con el mayor acumulado de 160 milímetros en el embalse de Jibacoa, en el municipio montañoso de Manicaragua, de la provincia Villa Clara.

En la región oriental de la isla estará esta tarde parcialmente nublado, con aislados chubascos y tormentas eléctricas tras el paso cercano por los mares al sur de las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba y Granma, que fueron retornadas a la normalidad, según informó la Defensa Civil.

Las autoridades han pedido a la población mantenerse informada a través de los medios de comunicación o las cuentas oficiales de las redes sociales, y a acatar las medidas e indicaciones.

Esta tormenta, que durante su tránsito por las Antillas Menores se convirtió en el primer huracán de la actual temporada de ciclones del Atlántico, ha ido girando al noroeste.

Elsa pasó ayer domingo cerca de las costas sureñas de las provincias orientales de Guantánamo, Santiago de Cuba y Granma, donde hasta ahora solo se han reportado afectaciones en la agricultura y el servicio eléctrico, de acuerdo con datos preliminares divulgados por medios estatales.

La actual temporada de ciclones en el océano Atlántico -desde el 1 de junio hasta el 30 de noviembre- se prevé más activa, con un pronóstico de varios huracanes que circularán por la región y una probabilidad del 85% para Cuba de ser golpeada por alguno de ellos.

La última ocasión en que un huracán de grandes dimensiones afectó a Cuba fue en 2017, cuando Irma recorrió la costa norte de la isla de oriente a occidente dejando 10 muertos y pérdidas materiales cuantificadas en 13.185 millones de dólares en viviendas, infraestructuras y en los sectores agrícola y ganadero, según datos oficiales.