El programa de apoyo en el refrendo de licencias de funcionamiento que promovió el municipio de Querétaro no les ha beneficiado del todo a la Asociación de Cantinas, Bares y Pulquerías, Tradicionales.

Querétaro, 03 Julio 2021.- El presidente de la Asociación de Cantinas, Bares y Pulquerías Tradicionales del Estado de Querétaro, Daniel Pérez Murillo, aseguró que el programa de apoyo en el refrendo de licencias de funcionamiento que promovió el municipio de Querétaro no les ha beneficiado del todo.

Dicho programa, lanzado en febrero de este año, apoyaría a más de cuatro mil 100 establecimientos como restaurantes, bares, cantinas, centros nocturnos, discotecas, hoteles y moteles, a lo que el presidente de la asociación, aseguró que no fue funcional la exención de la licencia.

En el programa, el municipio asumiría el pago de los derechos por refrendo de la placa de empadronamiento o licencia de funcionamiento; y por otro lado brindaría un descuento en el pago de servicios de recolección de residuos sólidos a los establecimientos que cumplan ciertos criterios.

Al respecto, Pérez Murillo consideró que el verdadero apoyo podría darse en la condonación de otro tipo de trámites burocráticos, como el visto bueno de protección civil, la recolección de basura y la licencia estatal de venta de alcohol.

“Nos dicen que nos van a pagar la licencia municipal, a condonar la licencia; una licencia que es barata. Lo que conlleva a sacar la licencia municipal es caro, que es todo lo de protección civil, la recolección de basura; es ahí donde se vería el bien, que nos condonaran ese tipo de cosas; o la licencia estatal, que hay que pagarla al 100 por ciento”, sostuvo.

Y es que el líder de esta asociación señaló que los 42 negocios continúan pagando deudas; y no se tienen ingresos adicionales para cumplir con otro tipo de obligaciones. Además, lamentó que tres establecimientos cerraron de manera definitiva, por las afectaciones económicas.

Finalmente, en el marco de la temporada de lluvias, Pérez Murillo indicó que las cantinas, bares y pulquerías perciben una baja de hasta en un 40 por ciento en días con precipitaciones; lo cual provoca desventajas importantes aunadas a la restricción de horarios y aforos.