Propuesta de Lanvin en la Semana de la Moda de París. EFE

París, 22 jun (EFE).- La pasarela parisina arrancó este martes en París con una nueva edición marcada por la digitalización de las presentaciones, que se consolida como alternativa a los desfiles con vídeos conceptuales en los que imperan las ganas de vacaciones, la vida fácil y la ropa despreocupada.

Esta edición de la Semana de la Moda abrió oficialmente con la bienvenida virtual del actor y director canadiense Dan Levy que en un mensaje virtual a los “fans de la moda” celebró esta nueva forma de contar las tendencias, obligado por la pandemia de coronavirus, pero que ha abierto un nuevo camino en la industria.

Levy se refirió también al auge que vive la moda masculina, mucho más abierta a introducciones extravagantes y con un interés creciente tanto por parte del público como de las marcas.

“No ha habido un momento más excitante la moda hombre que el actual”, defendió.

Desde las vibraciones sesenteras que introdujeron las firmas Wales Bonner y Lanvin hasta las camisas relajadas en seda con estampados gráficos de Georges Wendell, las tendencias de la próxima primavera-verano 2022 adelantadas este martes estuvieron marcadas por las ganas de dejarse llevar.

La banda sonora que acompañó los vídeos, pop facilón y grandes éxitos de los noventa, subrayó aún más las aspiraciones de diseñadores y creadores de moda: dejar atrás el año y medio de pandemia, encierros caseros y dudas existenciales con sueños de playa y vacaciones.

Lanvin lo mostró con total claridad: una modelo consumida por la rutina y el estrés de un desfile que desliza en su móvil fotos de cabañas en la playa e islas desiertas.

Hasta allí se evadió su mente para soñar con una fiesta en la playa en la que el uniforme se componía de faldas cortas, monos floreados de neopreno y vestidos vaporosos con estampados hawaianos para ella.

Para él -hace años que, pese al nombre, la pasarela masculina presenta creaciones para ambos sexos, al igual que la de mujer- camisas de manga corta con flores y cuadros, sudaderas estampadas y trajes de chaqueta amplios sin camisa.

El azul cielo y el rosa fucsia inundaron la colección tanto en minivestidos como en trajes de chaqueta.

También de fiesta, champán y ostras fue el vídeo de Wendell, marca recuperada por el diseñador Pierre Kaczmarek, que acabó con la sastrería de la marca en la que también ha introducido algunas creaciones para mujer.

Las bermudas estampadas de la playa se convierten en el estilismo preferido para las aceras, así como pantalones caídos y amplios, camisas acabadas en picos y chaquetas de cuero vuelto y corte recto.

La chica Wendell viste de rosa y parece sacada de una película de Wes Anderson: faldas tableadas muy cortas, pareados estampados y minivestidos con escotes de corazón.

Este miércoles continúan las presentaciones virtuales entre las que se verá tan solo una pasarela física, la primera en un año para la moda hombre, Bluemarble, una de las cinco firmas que han dado el paso de volver a encontrarse de manera presencial con el público.