Yndira Sandoval Sánchez, feminista y defensora de los derechos humanos, le señaló al Estado que se equivoca al militarizar al país. FOTO: SEM MÉXICO.

México, junio (SEMlac).- Yndira Sandoval Sánchez, feminista y defensora de los derechos humanos, le señaló al Estado que se equivoca al militarizar al país y debilitar instancias como el mecanismo de protección, la comisión nacional de víctimas, los fideicomisos y todos los niveles que garantizan los derechos humanos, porque son esas mismas armas con las que en la calle se mata a las mujeres.

Al aceptar la disculpa pública por parte del presidente municipal de Tlapa, Guerrero, como reparación del daño por la tortura sexual de que fue víctima hace cuatro años por agentes municipales, señaló que a las mujeres en este país se les quiere reducir y solo cuentan si son asesinadas desaparecidas.

Precisó que aceptaba la disculpa pública porque cree en las instituciones y está segura que llegó el momento de otro orden político y social y que este solo se consolida con las mujeres, con las organizaciones de la sociedad civil y con la voluntad y la garantía de todas las instituciones del Estado de reconocer los derechos humanos de todas las personas.

Exhortó a las mujeres a que nunca se callen ni claudiquen cuando resulten víctimas ni cuando el agresor sea el Estado, como en su caso.

“A mí me violó el Estado y me hice justicia yo”, acotó.

Como activista y feminista, expresó que seguirá trabajando para que ningún agresor llegue al poder en ninguno de los tres niveles de gobierno, y expresó su deseo de inaugurar la Escuela de defensoras y defensores de los derechos humanos al que se comprometió el municipio de Tlapa a instalar con el nombre de “Seguridad, Justicia y Paz”.

Impulsará en todo el país, la iniciativa que presentará la presidencia municipal de Tlapa para que se reforme el Código Penal del Estado de Guerrero, para que toda violencia sexual contra las mujeres cometida por agentes del Estado, en especial por integrantes de las fuerzas públicas o castrenses, sean tipificadas, reconocidas, investigadas y sancionadas como tortura sexual.

El presidente municipal Dionicio Mercedes Pichardo García dio cumplimiento a la disculpa pública a Yndira Sandoval Sánchez, dando cumplimiento a la Recomendación 63/2019 emitida por la CNDH en materia de tortura sexual.

Se compromete a colaborar ampliamente para que se investigue la participación de las y los servidores públicos involucrados, así como demás elementos de la Policía Municipal en los hechos violatorios a derechos humanos y que en su caso se haga la denuncia ante la Fiscalía Estatal.

Reconoció a Yndira Sandoval Sánchez por ser una mujer y una defensora de derechos humanos valiosa y necesaria para nuestra sociedad, y expresó que la disculpa pública no resarce todos los agravios en su contra, pero dijo estar convencido de que la justicia restaurativa es una alternativa para salvaguardar su dignidad y honorabilidad.

Luego, hizo un reclamo a los medios de comunicación para que no sean cómplices ni vehículos potenciales de violencia contra las mujeres, y que la ética sea colocando en el centro a los derechos humanos.

Detalló que el estado de ebriedad en los términos de los derechos humanos es “estado de indefensión” y que las mujeres tienen derecho al goce y a la resaca, lo cual utilizaron los medios como tribunales mediáticos para subestimar su caso jurídicamente y mermar la importancia de los hechos.

La diputada Guadalupe Almaguer Pardo, secretaria de la Comisión de Igualdad Sustantiva de la Cámara de Diputados, destacó que Yndira Sandoval, a pesar de sus conocimientos y ser defensora, se topó con la pesadilla que representa este sistema patriarcal, con el que se tuvo que enfrentar a un proceso victimizante, con violaciones al debido proceso y la debida diligencia, generándole distintos agravios, en su vida personal, familiar, laboral, social y política, así como un desmedido nivel de criminalización y estigmatización que la colocó, hasta la fecha, en una situación de riesgo.

Abundó que Yndira logra que esto sea un mensaje de exigencia para la implementación sustantiva de medidas de no repetición y que toda violencia sexual contra mujeres realizada por elementos del Estado, debe ser considerada, investigada y sancionada como tortura sexual, y sobre todo, se resalta la importancia de creer siempre en la palabra de las víctimas.

“Su lucha nos deja la lección que ninguna mujer debería enfrentarse a estas violaciones y menos por parte del Estado”, acotó.

La diputada Lorena Villavicencio Ayala, coordinadora de la Subcomisión de Justicia para la Atención a Casos de violencia contra las mujeres de la Cámara de Diputados, se pronunció contra la militarización de la vida pública y la seguridad ciudadana, porque consideró que no hay violencia más destemplada que la que ejercen las instituciones y la de quienes en nombre de la seguridad torturan a muchas mujeres en este país.

A Yndira Sandoval le reconoció su persistencia que logró un perdón que debería multiplicarse en forma de eco en todo el país, por todas y cada una de las mujeres víctimas de distintas violencias que atentan contra su dignidad, integridad, libertad, derechos y vida.

Consideró que en este país deberían pedir perdón todos los gobernantes por su incapacidad de proteger a las mujeres y niñas, lo mismo que las fiscalías y el poder judicial por negar el derecho a la justicia.

“Lo lograste Yndira, ahora corresponde que logremos que la verdad, la reparación del daño y la disculpa pública sean los pilares de la Justicia que todas tenemos derecho y aspiramos. Sin ella, los derechos humanos se esfuman”. “Mi reconocimiento por no cansarte y no ceder”.

Tu viviste la violencia de cuerpos de seguridad, la violencia por denunciarla, la violencia de la Fiscalía que no solo lo se negó actuar, sino además lanzó una campaña de estigmatización en contra tuya, señaló.

La legisladora Villavicencio reconoció a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que se distinguió por su autonomía, al abrir la puerta para que este perdón fuera posible, y que espera que esto refuerce la capacidad de la actual Comisión, en la defensa de las víctimas.

También reconoció la importante labor de Nira Cárdenas de ONU y el Mecanismo de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas.

En el acto protocolario estuvieron presentes Luciana Montaño, titular de la Coordinación de Seguimiento a Recomendaciones y Asuntos Jurídicos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Nira Cárdenas Oliva, oficial de Derechos Humanos y Coordinadora de la Unidad de Género de la Oficina México de la alta Comisionada de las Naciones Unidas.