Guillermo Fernández Maldonado, representante de la ONU-DH en México. EFE

Ciudad de México, 18 jun (EFE).- La Oficina en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó este viernes los asesinatos de los periodistas mexicano Gustavo Sánchez Cabrera, en el estado de Oaxaca, y Enrique García García, en el Estado de México, ocurridos el 16 y 17 de junio, respectivamente.

Además, llamó a las autoridades competentes a investigar estos hechos de manera pronta y diligente, considerando todas las líneas de investigación que pudieran ser relevantes en cada caso.

Sánchez Cabrera, quien era director del medio digital Noticias Minuto a Minuto, fue asesinado a tiros el miércoles en el municipio de Santo Domingo Tehuantepec, en el sureño estado de Oaxaca.

Mientras García García, quien ya no se desempeñaba como periodista, fue asesinado el jueves durante un robo en Metepec, en el céntrico Estado de México.

Según la información recibida por la ONU-DH, el primero, a quien también señaló como director del medio digital “La Policiaca”, fue atacado mientras conducía su motocicleta en compañía de otra persona en la comunidad de Morro de Mazatán, Tehuantepec, Oaxaca.

ONU-DH refirió que en 2014 Sánchez Cabrera recibió amenazas de muerte y, en 2020, fue víctima de un atentado contra su vida “y en fechas recientes había vuelto a recibir amenazas en su contra”.

El organismo recordó que al momento de los hechos, Sánchez Cabrera era beneficiario del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas del Gobierno mexicano.

“El asesinato de Sánchez Cabrera es un terrible recordatorio de cómo la impunidad puede ser mortal. La falta de rendición de cuentas por parte de las personas responsables de las agresiones previas envía un claro mensaje: atacar a periodistas pocas veces tiene consecuencias para los perpetradores”, expresó el representante de la ONU-DH en México, Guillermo Fernández-Maldonado.

Además, llamó a las autoridades a agotar todas las líneas de investigación relevantes, incluyendo la posible vinculación del ataque con su labor periodística.

En el caso de García García la ONU-DH señaló que “no hay información disponible sobre amenazas previas”, pero que las autoridades también deberían avanzar las investigaciones sin descartar la hipótesis de la vinculación del ataque con su actividad periodística.

Durante 2021 la ONU-DH ha documentado dos casos de desaparición de periodistas, Jorge Molontzín Centlal y Pablo Felipe Romero Chávez, y el asesinato de otro periodista, Benjamín Morales Hernández.

En los tres casos, la desaparición o el homicidio podrían estar relacionados con su actividad periodística.

México es uno de los países del mundo más violentos para el gremio periodístico y cada año se registran numerosos asesinatos, agresiones e intimidaciones contra la prensa por parte del crimen organizado y de autoridades.

La CNDH deploró que “México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en América Latina” y contabilizó 170 periodistas y trabajadores de medios asesinados desde el año 2000.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) registró el año pasado ocho asesinatos contra periodistas relacionados con su labor informativa.