La pandemia por coronavirus que comenzó en los primeros meses del año pasado produjo efectos económicos y sociales pocas veces visto en el mundo moderno.

En este período, las empresas han buscado por todos los medios mantener sus niveles de ingresos en un contexto que presenta variadas desventajas.

Sin embargo, la solidaridad y la mirada más allá de los objetivos empresariales aparecieron en políticas y gestos de una de las empresas más reconocidas a nivel nacional.

Los primeros meses de la pandemia por COVID-19 fueron de mucha incertidumbre en materia de salud, puesto que en paralelo a hacer frente a los contagios, debía buscarse la manera de reponer los recursos que se empleaban para dar tratamiento a los pacientes.

En esa lógica, el sistema de salud estuvo en amenaza de colapso en más de una ocasión dado que los niveles de personas contagiadas no bajaban. En ese escenario, la empresa Fibra Uno – explica Max El-Mann Arazi – tuvo un rol muy importante para colaborar en la lucha social contra los efectos de la pandemia a partir de políticas implementadas.

Mediante la Fundación FUNO, Fibra Uno puede adquirir 100 concentradores de oxígeno, en un contexto en el cual el sistema de salud requería de materiales para poder atender a la totalidad de los pacientes. Con estos concentradores de oxígenos, contribuyeron para atender a pacientes con covid-19 en México que lo necesitaban, por ejemplo, al no contar con los recursos para adquirir el equipo médico. 

Mucho tuvo que ver Max El-Mann Arazi, quien se desempeña como Director de la Administración de Fibra Uno, desde 2011. Además, es miembro del Comité Técnico y cofundador del Grupo E, y ya cuenta con una trayectoria que supera los 40 años de experiencia en el sector inmobiliario.

En las primeras semanas de este año, los niveles de contagios por coronavirus nuevamente aumentaron, en el marco de la llamada segunda ola. El proceso de vacunación aún se encontraba en vías de desarrollo e implementación plena, y fue en ese marco que FUNO decidió adquirir 100 concentrados de oxígeno y ponerlos a disposición de los pacientes más afectados.

El talento y las habilidades empresariales son importantes como vemos no solamente para el crecimiento y el desarrollo de una empresa, sino que posibilita tener una mirada social y una preocupación por el entorno, en este caso, la salud a nivel nacional en el marco de la pandemia por coronavirus.

Como cofundador de e-Group, y ser miembro del consejo de Fibra Uno, Max El-Mann Arazi tiene un impacto directo en el sector inmobiliario a través de proyectos industriales, comerciales y residenciales.  El peso que tiene como empresario, y la visión que adquirió en sus años de trabajo, le permitió implementar distintas políticas para combatir al coronavirus.

FUNO entrega 100 concentradores de oxígeno

Una vez que se conoció la política que la empresa había decido implementar, es decir, adquirir concentradores de oxígeno y ponerlos a disposición de pacientes afectados por el COVID-19, – explica el empresario inmobiliariaio Max El-Mann Arazi – se necesitaba saber de qué manera se los podría conseguir.

  • Los concentradores de oxígeno en su totalidad fueron entregados de forma gratuita sin costo ni requisito de ningún tipo a quienes los solicitaron. Para una mayor transparencia, sí se pedía una  aprobación de un comité formado por la fundación y un grupo de especialistas. 
  • Este Comité se encargaba de verificar que los pacientes efectivamente tenían un diagnóstico positivo de covid-19. A esto, se sumaba la necesidad de contar con prescripción médica de la necesidad del oxígeno. 
  • Una vez que los pacientes dejen de necesitar el equipo médico, si bien, no deben ser regresados de forma obligatoria, la Fundación FUNO entendía que el valor de la buena voluntad de las personas haría que lo devuelvan o circulen a alguien más que le sea de utilidad.

Por lo tanto, lo que interesa resaltar en este punto es que en paralelo a la conformación de políticas para mantener los niveles de ingresos de la empresa y además, buscar estrategias para implementar en el rubro de bienes raíces con vías a volver a impulsarlo, FUNO no perdió de vista la coyuntura sanitaria y extendió su radio de acción más allá de sus objetivos y necesidades.

Transformación de propiedades de FUNO en Hospitales

Junto a las necesidades de insumo médico, FUNO a través de sus directivos como es el caso de Max El-Mann, entendió que el faltante de edificios de salud sería un problema si la pandemia se extendía. Por ello, ante la evidente falta de infraestructura hospitalaria en México, Fibra Uno (FUNO) decidió reconvertir algunos de sus edificios de oficinas en hospitales en la Ciudad de México.

Esta fue una de las políticas más notorias que impulsó el empresario a través de FUNO, en lo que un claro ejemplo de la preocupación de la empresa por contribuir con sus acciones a la lucha del país contra los efectos nacionales y globales de la pandemia.