Ciudad de México. A nueve meses de la desaparición de la trabajadora Griselda Mayela Álvarez, sus colegas del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS campus Norte) –donde se desempeñaba como Secretaria Técnica de la Maestría de Antropología Social– denunciaron que la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, no ha analizado las sábanas de llamadas del teléfono de la joven, las cuales tienen en su poder desde hace ocho meses, ni ha entrevistado a la persona con la que estuvo el día de su desaparición.

Hasta antes de su desaparición, Griselda Mayela Álvarez Rodríguez se desempeñó como secretaría técnica de la Maestría en Antropología Social del CIESAS desde 2014. Es jefa de hogar y madre de dos hijos adolescentes. Fue vista por última vez a las 2:30 pm del martes 11 de agosto en la Colonia del Lago, en San Nicolás de Los Garza, en Nuevo León.

Vestía blusa blanca con vista de arcoíris en su cuello y mangas, short negro, calcetas altas negras con logo de Fila, tenis negros con rayas blancas. Desde el 12 de agosto, la familia de Mayela interpuso una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, quien aseguró que inició la búsqueda de la joven en coordinación con el Grupo Especializado de Búsqueda Inmediata (GEBI).

De acuerdo con la versión pública del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, actualmente en Nuevo León hay un total de mil 505 mujeres desaparecidas y no localizadas desde 1964 hasta el 11 de mayo de 2021

En conferencia de prensa este 10 de mayo, la doctora Libertad Chávez, del CIESAS, explicó que Mayela aún no ha sido localizada por las autoridades a pesar de que tanto sus colegas como sus familiares han colaborado en su búsqueda.

Esta conferencia de prensa que se dio en el contexto del Día de las Madres, ya que Mayela es madre de una hija e hijo adolescentes; las y los integrantes del CIESAS se solidarizaron con la propia madre de la joven desaparecida que también participa en las búsquedas.

“¿Qué respuesta les han dado las autoridades ante sus preguntas y acciones? Respuestas parciales, incompletas, más oficios por hacer, órdenes de comparecencia y de aprehensión que no llegan a concretarse, la inaceptable tardanza del Departamento de Análisis de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León para analizar las llamadas telefónicas”, dijo Libertad Chávez.

La investigadora explicó que la Fiscalía no ha analizado la sábana o lista de llamadas del teléfono de Mayela, las cuales fueron entregadas a las autoridades desde hace ocho meses y cuyo resultado es “trascendental para la investigación”.

Asimismo, aseguró, nadie ha sido aprehendido a la fecha a pesar de tener ya órdenes de aprehensión, y la Fiscalía aún no ha interrogado a quien acompañaba a Mayela el 11 de marzo del año pasado, el día que desapareció.

“No dejaremos caer esta investigación en el olvido. No permitiremos que Mayela se convierta en una carpeta de investigación más sin resolver”, dijo la investigadora, quien exigió: investigar la desaparición de mujeres con perspectiva de género; policías, agentes ministeriales y jueces capacitados que no revictimicen a las familias; que la investigación de Mayela se realice considerando las responsabilidades de terceras personas; y que se llevan a cabo las entrevistas faltantes para la localización de la o las personas responsables de la desaparición de Mayela, así como el cumplimiento de las órdenes de aprehensión.

Durante la conferencia también se dio a conocer que la Comisión Nacional de Búsqueda hizo algunas búsquedas en zonas específicas en agosto pasado, sin embargo, ya no está programada otra búsqueda.

También se dijo que la familia interpuso una queja en la Comisión estatal de Derechos Humanos de NL en septiembre de 2020 por estar inconforme en las acciones de investigación, desde entonces se quejó por la ausencia de análisis en las llamadas y de interrogatorios clave, pero hasta ahora estas acciones que siguen sin llevarse a cabo.

Durante la conferencia, la hija de Mayela, Maya Hernández, agradeció por medio de un video el apoyo del CIESAS y refrendó que a la fecha no tienen ningún indicio sobre el paradero de su madre.

“A partir del martes 11 de agosto de 2020, mi vida como la de mi familia cambió por completo. Una madre que se había quedado al cuidado de sus hijos y luchaba por darles es pan de cada día, ya no estaba. Esa deportista de alto rendimiento y trabajadora madre, había desaparecido, dejando un vacío dentro de una familia, así como de muchos corazones, convirtiendo este 10 de mayo en una agonía y no en una celebración, como debería ser. No sólo yo vivo esta tristeza y duda continua de no saber dónde está. ¿Estará bien? ¿quién está con ella? ¿estará lejos? ¿por qué no sé dónde está?.

Esa y muchas más preguntas se hacen miles de mujeres de Nuevo León día tras día, al no saber dónde está su madre, hija, esposa o amiga”, reflexionó la adolescente.

Maya también criticó la actuación de las autoridades: “Es pan de cada día no saber nada, estar esperando por un resultado que no avanza, estar esperando a que las autoridades hagan su único trabajo y no lo hacen. Nos piden paciencia y la tenemos, pero nosotros les pedimos trabajar y no lo hacen.

Se les pide resultados ¿y cuál es la única respuesta que nos dan? Aún estamos pendientes por la respuesta, ¿y qué esperan ustedes para hacer algo?, ¿qué esperan para meter también ustedes presión? Es increíble la lentitud con la que se trabaja en cada uno de estos casos (…) Es realmente increíble cómo pueden tardar meses en obtener una respuesta de distintas áreas de la Unidad de Desaparecidos, y aún más increíbles cómo nos piden ser pacientes cuando una vive con miedo constante y sin dejar de luchar, llorar y buscando respuestas”.