El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró hoy que los médicos le han detectado anticuerpos tras vacunarse con dos dosis de un preparado ruso sin confirmar. FOTO: EFE/EPA/ALEXEI DRUZHININ.

Moscú, 10 may (EFE).- El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró hoy que los médicos le han detectado anticuerpos tras vacunarse con dos dosis de un preparado ruso sin confirmar, por lo que animó a sus compatriotas a que se vacunen en masa contra el coronavirus.

“En lo que se refiere a su humilde servidor, efectivamente, justo ayer me hicieron análisis y el resultado fue positivo (…), los especialistas dicen que mi índice positivo es de 15. Según los médicos, es un buen resultado”, dijo Putin, de 68 años, en la televisión pública.

Putin, que recibió la primera inyección el 23 de marzo y la segunda el 14 de abril, exhortó a los rusos a someterse a análisis y vacunarse cuanto antes, al considerarlo un importante elemento para “superar la pandemia” y sus consecuencias.

En Rusia “21,5 millones ya se han inyectado. Los resultados son muy buenos en el país”, afirmó, al tiempo que llamó a los dirigentes regionales a mantener el actual ritmo de vacunación.

Al respecto, el director del Centro Gamaleya, Alexandr Gintsburg, comentó a la agencia Interfax que Putin está “muy bien” protegido de una posible infección de coronavirus, al tiempo que destacó que el presidente tiene un “buen” sistema inmune.

“El índice de 15 es realmente bueno. Todas las cifras por encima de 9-10 son muy buenas y a partir de 11-12 garantizan totalmente la protección de la persona, en cualquier situación, de la covid-19”, subrayó.

Expertos independientes consideran que Rusia, donde gran parte de sus habitantes, según los sondeos, recela de las tres vacunas anticovid nacionales, tendrá muy difícil cumplir el objetivo oficial de vacunar este año al 70 % de la población (146 millones).

En presencia de la jefa sanitaria rusa, Anna Popova, el presidente ruso consideró “estable” la situación epidémica en Rusia y destacó que hay más altas que bajas por covid-19, aunque las cifras de los últimos días le contradicen.

Las autoridades sanitarias rusas informaron de 8.465 positivos en las últimas 24 horas frente a 6.774 altas, a lo que hay que sumar 321 muertes.

Precisamente, con el objetivo de evitar un repunte de la pandemia -el número de enfermos activos es de 272.174-, Putin concedió cuatro días más de vacaciones a los rusos, que pudieron descansar del 1 al 10 de mayo.

En total, Rusia se acerca a los 5 millones de casos de coronavirus (4,88 millones) desde el estallido de la pandemia, mientras los fallecimientos ascienden a 113.647.