El proceso electoral mexicano 2021 cuenta con una cifra histórica en participación de mujeres como candidatas. FOTO: SEM MÉXICO.

México, mayo (SEMlac/El Sol de México). El proceso electoral mexicano 2021 cuenta con una cifra histórica en participación de mujeres como candidatas, luego de que la reforma de 2014 en la materia obligó a los partidos políticos a reservar 50 por ciento de los espacios para ellas. De 69.687 candidatos que buscan ser elegidos el próximo 6 de junio, 51,5 por ciento son mujeres.

Sin embargo, las candidaturas para las gubernaturas y presidencias municipales continúan siendo en su mayoría para hombres. Aunque para estos espacios la brecha de género se ha acortado, para los puestos de mayor responsabilidad los partidos políticos siguen postulando a los varones.

Para las 15 gubernaturas que se renuevan este año hay 133 candidaturas registradas, de las cuales 76 son de hombres y 57 de mujeres, sólo el 42, por ciento.

A mediados de abril, en un promedio de varias encuestas que monitorea el INE, en cuatro estados se perfila que gane una mujer la gubernatura: Baja California, Chihuahua, Colima y Tlaxcala. La cifra podría llegar a cinco debido a la sustitución en Guerrero de Félix Salgado Macedonio por su hija, Evelyn Salgado, pues en ese estado Morena aventaja en la intención de voto para gobernador.

Ya desde la pasada elección federal de 2018, las mujeres ganaron presencia en 23 de los 27 congresos que se eligieron ese año al pasar de 41,3 por ciento a 48,2. En esa elección, nueve legislaturas tuvieron una mayoría de diputadas: Tlaxcala, Oaxaca, Chiapas, Querétaro, Baja California Sur, Chihuahua, Tabasco y Zacatecas.

Este 2021 se renovará la Cámara de diputados federales y 30 congresos locales. En el primer caso, destaca que 55,3 por ciento de las 2.173 candidaturas de mayoría relativa son para mujeres, pero en el caso de las de representación proporcional, de donde normalmente salen los líderes de las bancadas y presidentes de las comisiones, sólo 50,4 por ciento de 1.282 candidaturas fueron para este grupo.

Para las presidencias municipales, aunque la brecha de género es mínima, el número de candidaturas sigue estando en favor de los hombres, es decir, 4.260 frente a 4.171 candidatas (49,4 %).

De acuerdo con un estudio de ONU Mujeres, entre el año 2000 y 2010 los ayuntamientos presididos por mujeres pasaron de 3,5 a 5,2 por ciento, mientras que de 2015 a 2019, esta proporción llegó a 22,8 por ciento debido a las reformas electorales que obligan la paridad de género a las candidaturas municipales.

En el caso de sindicaturas y regidurías la proporción de candidaturas de hombres y de mujeres están a favor de las últimas.

Compiten 3.447 mujeres para síndicas, 50,7 por ciento de los 6.709 competidores, mientras que para regidurías son mujeres 21.633 de los 41.796 aspirantes (51,7 %).

Paridad no ha servido
Arussi Unda, portavoz del colectivo Brujas del Mar, es escéptica sobre la mayor participación política de las mujeres, pues el que haya una mayor cantidad de funcionarias electas no garantiza que aún lleven consigo la agenda feminista.

“El que las mujeres ocupen puestos de poder no necesariamente significa poder para las mujeres. Estamos viendo el gobierno con mayor paridad, pero también con mayor retroceso en iniciativas o en instituciones, programas de derechos y de protección para las mujeres”, sentenció la activista.

Acusó también que hay casos de mujeres candidatas que están defendiendo los intereses de hombres “como es el caso de la hija de Salgado Macedonio”.

“Está supertramposo. A mi parecer, no asegura nada. En lo personal, no me da esperanza de nada. No descarto que haya mujeres valiosas que estén participando en la política, pero tenemos que señalar que seguimos en un espejismo”, dijo.

Aseguró que las sociedades más justas y las que tienen más orden son las que tienen una digna representación de mujeres y son las que protegen a las mujeres y a las infancias, sin embargo, para la activista, la agenda feminista no ha estado presente en las mujeres que llegan al poder en México.

“La agenda feminista definitivamente no ha estado sobre la mesa. Vemos, por ejemplo, una mujer en un puesto de muy alto rango como Olga Sánchez Cordero diciendo que no va a ser tema o no se va a discutir el tema de la despenalización del aborto a nivel federal. Entonces de qué sirve si no está representando, si no está llevando la agenda a su puesto”, acusó.

Para Arussi Unda, el problema principal para las mujeres que debe ser atendido por las diferentes autoridades es la creciente violencia de género, la cual dice “está desbordándose”.

“Ya no podemos vivir así. Definitivamente tiene que ponerse mano dura en ese tema y ponerse como uno de los temas prioritarios en la agenda del gobierno. Eso ya no puede posponerse más, ignorarse más… Reparación de daño para víctimas de feminicidio y desaparición forzada, ver qué está pasando con los huérfanos de feminicidio”, urgió.

Acusó que es complicado pues los partidos están postulando a agresores de mujeres y no vislumbra un plan para atender la agenda feminista.