El Indicador de Violencia Política de Etellekt Consultores registró al menos 476 agresiones a hombres y mujeres, en la contienda electoral y al funcionariado. FOTO: SEM MÉXICO.

México, mayo (SEMlac).- El Indicador de Violencia Política de Etellekt Consultores registró al menos 476 agresiones a hombres y mujeres, en la contienda electoral y al funcionariado, hasta el 30 de abril pasado. Se trata de amenazas, secuestros, agresiones armadas o asesinatos contra quienes participan de distintas maneras en la contienda. De la cifra global, 232 fueron mujeres, y a marzo representaron el 26 por ciento de las víctimas mortales.

El cuarto informe de Etellek sobre la violencia política contra candidaturas o aspirantes abarca del 7 de septiembre de 2020, inicio del proceso electoral, al 30 de abril. Señala que es Veracruz donde se reporta el mayor porcentaje -ahí han asesinado a dos mujeres presidentas municipales- dijo Rubén Salazar, al dar a conocer el informe.

La consultora afirma que el impacto en las mujeres, de hasta de 41 por ciento, superior a los estudios que hace desde 2015, está relacionado con el tamaño de la elección -en todo el país, la contienda por posiciones del municipio a 15 gubernaturas y la creciente participación de las mujeres, su presencia paritaria en las listas electorales, tanto como su organización, de promoción política, expresada en diversos frentes, como el de 50*1, el Grupo Plural y las promotoras de la iniciativa 3 de 3, quienes han empujado la participación de las mujeres.

El informe conocido en la primera semana de mayo, señala que además hay un saldo de 443 víctimas de diversos delitos, y de ellas, 79 perdieron la vida en atentados (31 eran aspirantes). La consultora sostiene que en 2021 se puede decir que se trata de las elecciones más violentas registradas en los últimos años. Un mes antes, al 20 de marzo, el Indicador IVP de Etellekt registró un total de 238 agresiones contra personas políticas con un saldo de 218 víctimas de diversos delitos, de las cuales 166 eran hombres y 52 mujeres.

El análisis de los primeros 236 días del actual ciclo electoral, que analiza todas las agresiones, y para marzo desglosó que los atentados impactan también al funcionariado sin militancia o militancia con aspiraciones, en marzo, por ejemplo, sumaron 139 víctimas mortales, en asesinatos cometidos en 25 entidades que abarca 114 municipios del país (4,6 por ciento del total de municipios). Veracruz encabeza el primer lugar nacional con el 12 por ciento del total de víctima, 25 por ciento mujeres.

A ello se suma a la información oficial de la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez Velázquez, quien el 9 de abril indicó que a 30 días del anuncio presidencial de la Estrategia de Protección en Contexto Electoral, se han atendido 117 aspirantes, candidatas o candidatos amenazados o agredidos, de los cuales, dijo, 71 son hombres y 46 mujeres.

Lo que se registra como violencia política, en el rubro de toda clase de agresiones en el campo, no incluye los registros del Instituto Nacional Electoral INE, de las denuncias por agresiones misóginas contra las candidatas, y las demandas de medidas de protección que se solicitan por la conducta discriminatoria a la hora de la selección o asignación de plazas electorales operadas por los partidos políticos. De este tipo, solicitadas, llegaron a 63 hasta el fin de abril.

De acuerdo a la legislación sobre Violencia Política contra las mujeres, se está construyendo, día a día, un registro de ofensores con pretensiones políticas. En estos casos, el INE está obligado a declarar medidas de protección para víctimas de violencia.

Entre los asesinatos recientes, en los que al menos hay ocho mujeres, destacan los casos de Ivonne Gallegos Carre?o, en el estado de Oaxaca, y Carla Enríquez Merlín, en el estado de Veracruz.

La participación paritaria
El director de Ettelek y las consejeras y consejeras del INE, en una elección que involucra a las 32 entidades del país, en busca de 21.000 cargos, 15 gubernaturas, la Cámara de Diputados, de 500 renovaciones; más de 1.200 ayuntamientos y 16 congresos locales, unas 70.000 mujeres de más de 10 partidos políticos están en la contienda y enfrentan diversos niveles de agresión.

Ello, además, en un ambiente violento generalizado y de confrontación política agresiva, con discursos de odio en toda la gama de actores y actoras políticas, incluido el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que es altamente preocupante, según el consejero presidente el INE, Lorenzo Córdova, quien el 5 de mayo advirtió que además del tamaño de la elección, es el tamaño de la violencia anunciada.

También la magistrada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Madeline Otálora Malassis, afirmó en una sesión pública de ese Tribunal que “el avance del feminismo amenaza la preponderancia masculina de la política” y la abogada Ana Fátima López Iturriosa, del colectivo Abogadas Violeta, dijo a SEMlac, que encima, la Sala Jalapa está evadiendo las denuncias de los efectos misóginos para las mujeres de militancia o de la estructura de los partidos políticos, donde se están negando sus derechos.

Es el caso de Basilia Castañeda, a quien le negaron medidas precautorias, tanto en el INE, como en el TEPJF, y quien, luego de su denuncia pública contra Félix Salgado Macedonio, por violación, abandonada por su partido político, hoy teme por su seguridad personal.

Hasta hace tres semanas, según informó el INE, se recibieron 65 quejas, denuncias o vistas en materia de violencia política de género, de las cuales en 41 casos fueron desechados por incompetencia y canalizados a otras instancias.

Asesinatos, panorama crispado y más violento que en 2018
Según la consultora, desde que se inició el proceso electoral el pasado 7 de septiembre de 2020, un total de 65 hombres y mujeres políticas han sido asesinados. La mayoría de las víctimas no sólo eran opositoras a los gobiernos estatales, sino también a los alcaldes en los municipios que pretendían gobernar o representar.

Así, considerando las cifras al 30 de abril, afirma la consultora, este proceso electoral se ha convertido en el segundo más violento de la historia, sólo por debajo de los comicios de 2018, al superar el total de 61 políticos (seis de ellos aspirantes) quienes perdieron la vida en atentados en el proceso electoral intermedio de 2014-2015″, donde 18 mujeres perdieron la vida.

Indicó que los 65 asesinatos políticos se han presentado en 19 entidades del país, y el ciento por ciento de las víctimas estaban afiliadas únicamente a partidos opositores a los gobernadores, en los estados de Oaxaca (8), Morelos (4), Puebla (2), Quintana Roo (2), Michoacán (2), Chihuahua (2) y Nuevo León, Tamaulipas y Sinaloa con una víctima opositora, cada uno.

“Los estados con el mayor número de políticas o políticos oficialistas asesinados (afiliados al mismo partido del Gobernador, o a partidos que lo postularon vía coalición), son Veracruz y Estado de México con cuatro y tres víctimas, respectivamente. Sin embargo, en el Estado de México, las tres víctimas que pertenecían a la coalición que postuló al actual gobernador de esa entidad, pertenecían al PVEM, actualmente aliado del partido Morena en los comicios federales y locales del 2021”.

PRI y Morena, los partidos con el mayor número de víctimas
Por partido político, el informe de Etellekt Consultores dijo que el 20 por ciento de las 65 víctimas pertenecían al PRI, 17por ciento a Morena, 15 por ciento al PRD y 14 por ciento al PAN.

“La alianza opositora al gobierno federal, integrada por el PAN, el PRI y el PRD, acumula un total de 32 de las 65 víctimas en el proceso en curso (49 por ciento del total). Mientras que los partidos que integran la alianza oficialista “Juntos Haremos Historia”, suma un total de 18 asesinatos (28 por ciento del total)”, señala el informe.

El Indicador de Violencia Política en México (IVP) de Etellekt registró 262 agresiones (delitos de fuero común) en contra de políticos, con un saldo de 241 víctimas (25 % son mujeres), entre ellas, 65 políticos asesinados (nueve eran mujeres). De estas 65 víctimas mortales, 20 aspiraban a puestos de elección (17 hombres y tres mujeres).

El 45 por ciento de estas 262 agresiones se cometieron con arma de fuego en 29 entidades y 199 municipios del país (8 % del total de municipios).

Se registraron también 76 víctimas de amenazas y 18 contendientes o de actividad política fueron privados ilegalmente de su libertad, pero a 16 se liberaron; uno perdió la vida a manos de sus captores (el alcalde de Temósachic, Chihuahua), mientras que un precandidato del PRI a la alcaldía de Mezquitic, en Jalisco, permanece secuestrado.

Se reportaron también 13 víctimas de homicidio doloso en grado de tentativa, de las cuales seis presentaron heridas por arma de fuego.

“La violencia contra personas políticas continúa focalizada en el ámbito municipal, pues el 79 por ciento de las 262 agresiones se dirigieron contra autoridades electas o aspirantes a cargos de elección de este nivel de gobierno, así como a militantes y dirigentes partidistas de comités directivos municipales”, precisó.

Refirió que el número de políticos que han sido víctimas de delitos aumentó 26 por ciento, en comparación con el mismo período del proceso electoral 2017-2018, y a pesar de ser una elección con un mayor número de puestos de elección en juego que la de 2018, las víctimas de homicidio doloso son 22 por ciento menores, mientras que la cifra de aspirantes/precandidatos asesinados es 29 por ciento inferior.