San Juan del Río, 06 mayo 2021.- Es el 10 de mayo, cuando en México y algunos otros países se conmemora el Día de la Madre. A pesar de la contingencia de salud debido al COVID-19, esta fecha es especial para festejar a las dadoras de vida, siendo las flores una de las opciones más accesibles para obsequiarles.

La institucionalización de este festejo en nuestro país, es básicamente moderna, ya que se remonta hasta 1922, pues fue el periodista Rafael Alducín, entonces director del Excélsior quien impulsó esta iniciativa en México.

Sin embargo, según información del Centro de Documentación Inmujeres, el 10 de mayo se celebró por primera vez en el año de 1911, para posteriormente re surgir como una respuesta contra el movimiento feminista en 1922.
Fue el Primer Consejo Feminista en Mérida, la Escuela Racionalista (respaldado por Felipe Carrillo Puerto gobernador de Yucatán en 1922) y la Creación de Ligas Feministas, lo que causó que los conservadores del país impulsaran la festividad, llegando a apoyarse hasta de la prensa nacional.

Ahí es donde entra Alducín, ya que él argumentaba que en nuestro país, a comparación de Estado Unidos, se debía de mantener en alto los valores y moral de la familia.

De acuerdo con datos del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en 2018, Querétaro fue uno de los estados con menor tasa de fecundidad (1.93), y en cuánto a adolescentes con un 57%.

En 2020, del total de mujeres en el país, al 72.4% se les conmemorará este lunes 10 de mayo, es decir, 35.2 millones son madres las que habitan en México.

Es común que, para esta fecha especial que conmemora a las progenitoras, el comercio de distintos productos se vaya a la alza, sobre todo en el sector florista, ya que ramos, arreglos, macetas o una simple flor siempre van a sacarle una sonrisa a quien las reciba.
Son las 7 de la mañana, y en la explanada del mercado Juárez, los comerciantes de rosas comienzan a poner sus puestos para ofrecer estas flores, que son, en su mayoría, obsequios para el Día de las Madres.
Aseguran que este año las ventas han sido bajas, pero a comparación de 2020, mejoraron bastante.
“Yo siento que no va a ser lo mismo”, declara una de las vendedoras, al referir que los panteones estarán cerrados, y son muchas personas quienes compran rosas para llevarlas a sus fallecidas madres.

La producción y venta de flores ha generado en nuestro país alrededor de 188 mil puestos de trabajo permanente, 50 mil eventuales y un aproximado de un millón de indirectos, entre ellos, los de estas personas.

Los precios de estos vendedores ambulantes varían mucho, dependiendo de la época del año, por lo regular son las fechas cercanas al Día de San Valentín y el Día de las Madres cuando se elevan.

“Lo que queremos como comerciantes, es tener un precio parejo”, menciona otro comerciante, con el objetivo de que los compradores no se dejen llevar por el precio, sino por la calidad de la mercancía.

De acuerdo con datos del Gobierno Federal, la producción de rosas en México en 2019, está liderada por floricultores del Estado de México, Puebla, Morelos y Querétaro. Este último, con 125 hectáreas de plantación.
Todos los comerciantes coinciden en que son las rosas rojas las más vendidas, seguidas por la blanca, ya que afirman son los colores típicos para la temporada.

“Yo ahorita te estoy manejando un precio de $50, pero el 9 y 10 de mayo, que son los días buenos, va a estar entre 80 y 100 pesos la docena”, declara el vendedor de rosas, asegurando que no aumenta mucho el precio.

A pesar de que el año pasado tampoco abrieron panteones, la gente estuvo comprando rosas, según los vendedores, es porque las familias le ponen un altar en casa a sus madres, recordándolas sin necesidad de asistir al camposanto.

Los vendedores ambulantes no suben tanto sus precios, ya que así la gente no les compraría, y entre un ramo de rosas de $100 y un pastel, preferirían llevarse el pastel. Por ello, las mantienen hidratadas, y antes de medio día, han vendido la mayor parte.

“Hay compañeros que el mero día, suben el precio hasta $120. Yo, a lo mucho, las estaré dando en $70”, afirma uno de los vendedores de rosas de la explanada del mercado Juárez.

Sin embargo, en las florerías como las ubicadas en el interior del mercado Reforma, un pequeño arreglo de flores puede llegar a costar mínimo, $120, con lo que podrían comprar hasta 54 docenas en los puestos ambulantes.

En estas pequeñas florerías, la docena de rosas ronda entre 70 y 80 pesos, pero en los días “fuertes” está costando de 100 hasta 150 pesos cada ramo.

Todo esto depende también de los precios que se manejan desde la Central de Abastos de la Ciudad de México, que es de donde aseguran, llea tal mercancía.

La pandemia de COVID-19 ha golpeado de una manera muy fuerte a este sector comercial, así que para muchos floristas, existe la incertidumbre de no tener ganancias este año, a pesar de que se esfuerzan en hacer entregas a domicilio y diseños muy llamativos.
Están también las grandes florerías comerciales, que se dedican a vender arreglos que van desde los 240 hasta los 1,500 pesos.

Es bien sabido entre este tipo de comerciantes, que quienes llegan del Estado de México, dan las rosas más baratas, ya que las congelan desde una semana antes, y aunque se ven llamativas, al momento de sacudirlas, se deshojan, además de que traen el tallo negro.

Generan sonrisas e incluso llanto en las mujeres que la reciben, pero no hay que olvidar que tienen un corto periodo de vida y, después de una semana, terminarán en el bote de basura.