Foto genérica de una mujer embarazada. EFE

Miami, 7 may (EFE News).- El Día de las Madres de 2021 que se celebra ese domingo encuentra a las mamás latinas como las más golpeadas por la pandemia del coronavirus en Estados Unidos, comenzando por las que están comenzando el camino de la maternidad: las embarazadas.

“Los problemas de las mujeres latinas madres comienzan allí justamente, durante el embarazo y en el momento del parto”, dijo a Efe la cineasta colombiana Mónica Mendoza, quien prepara el documental “Lullaby of Life (Arrullo de vida)” sobre la alta mortalidad en Estados Unidos de las mujeres de color durante los alumbramientos.

“Hay una grave falla del servicio de salud para con las mujeres de color, no solo en cuanto a la atención ginecológica u obstétrica, sino en todo. Esto es solo una muestra de lo que sufren las mujeres que no son blancas de ascendencia europea en todos los aspectos. La pandemia solo ha puesto la lupa sobre esta realidad”, agregó.

Cifras emitidas por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) revelaron que, según números de 2020, un 33 % de las muertes de madres latinas durante el parto son consecuencia de enfermedades preexistentes.

Asimismo, indicaron que las mujeres latinas embarazadas han sido desproporcionadamente afectadas por la pandemia.

Según un estudio de la Universidad de Texas, un 50 % de las mujeres embarazadas que dieron positivo en las pruebas de la covid-19 eran latinas.

En el aspecto económico, las madres latinas, que son las principales fuentes de ingresos del 41,4 % de sus familias, también fueron impactadas desproporcionadamente por la pandemia.

Según las cifras oficiales, en abril pasado el desempleo entre las mujeres latinas era del 7,2 %, por el 6,1 % de la población general, y al inicio de la pandemia la cantidad de familias latinas que reportaron insuficiencia alimentaria era del 8,1 %.

“Los sectores que aún no han comenzado a recuperarse con fuerza son los de hotelería, restaurantes y esparcimiento, y son los que empleaban gran cantidad de mujeres de color”, indicó Kate Bahn, economista del Washington Center for Equitable Growth.

La experta aseguró que las cifras no contemplan a la gran cantidad de mujeres que abandonaron la fuerza laboral para cuidar a sus hijos.

Para Mendoza, un paso importante para mejorar la situación de las madres latinas es crear sistemas de salud y económicos “culturalmente competentes y eso no solo incluye incrementar el acceso a servicios, programas y ampliar las contrataciones de personal que hable español”.

Para la cineasta, “esto también implica respaldar el trabajo de las parteras y la educación prenatal. Por eso, estamos recaudando fondos para hacer el documental. Es algo que me pudo ayudar a mí. Es algo de vida o muerte”.