Nairobi, 7 may (EFE).- El Gobierno de Kenia anunció hoy que elaborará por primera vez un censo nacional de los animales salvajes del país, que atraen a visitantes de todo el mundo y constituyen una importante fuente de ingresos económicos.

El censo nacional de vida silvestre de 2021 ayudará a “cambiar el modelo de conservación que mitiga los conflictos humanos con la vida silvestre, al mismo tiempo que protege los medios de vida de las personas”, afirmó el ministro de Turismo y Vida Salvaje, Najib Balala.

Balala presentó el plan en la Reserva Natural de Shimba hills, a unos 30 kilómetros de la ciudad costera de Mombasa (sudeste), que cuenta con una población de varios cientos de elefantes, entre otras especies.

“Este será el primer censo nacional de vida silvestre de Kenia, realizado en la vida silvestre terrestre y marina”, subrayó el ministro.

La lista contará, entre otros, mamíferos terrestres, de agua dulce, marinos, aves clave, primates en peligro de extinción y reptiles en los 47 condados de Kenia.

“La industria del turismo será el mayor beneficiario del censo porque podremos saber lo que tenemos y, por lo tanto, mejorar la experiencia del producto de nuestros visitantes”, señaló en el acto de presentación la secretaria principal del Departamento de Vida Silvestre, Safina Kwekwe.

Entre otros medios, los expertos usarán un helicóptero “para garantizar un escrutinio de cerca de los hábitats de vida silvestre y garantizar que todos los animales seleccionados sean avistados y contados”, explicó el director del Instituto de Entrenamiento en Investigación de Vida Silvestre, Patrick Omondi.

El Servicio de Conservación de la Vida Salvaje de Kenia (KWS, en sus siglas en inglés) considera que el censo también mejorará los esfuerzos de conservación al determinar el número de animales, incluidas especies en peligro de extinción, y su ubicación exacta.

En 2020, Kenia marcó un hito en la conservación al registrar cero muertes de rinocerontes, como resultado de un enfoque multisectorial de la seguridad colaborativa para hacer frente a la caza furtiva.

La rica vida silvestre de Kenia es uno de los pilares económicos del país, que, sin embargo, no termina de optimizar sus beneficios debido a un conocimiento inadecuado del estado de las poblaciones de animales salvajes, pues faltan datos de muchas especies.