Hombres trabajan durante una jornada laboral el 30 de abril de 2021 en la Ciudad de México (México). FOTO: AGENCIA EFE

San Juan del Río, 03 mayo 2021.- En este día, de acuerdo a la costumbre católica, se celebra a la Santa Cruz, pero en México y varios países de Latinoamérica, es también el festejo del Día del Albañil.

Esta fiesta, como muchas otras, tiene su origen en la conjunción de las culturas prehispánicas y la española, ya que en estas fechas se daba inicio a un nuevo ciclo agrícola, mientras que en la tradición católica, se festejaba precisamente el Día de la Santa Cruz.

Juan es un albañil de San Juan del Río, quien comenta que cada 3 de mayo había una misa en cada obra y se preparaba la cruz. Dicha cruz puede ser de madera o de metal, es pintada y los mismos albañiles se cooperan para decorarla con vistosas flores, ya sea en el centro o en las orillas.

Dependiendo del dueño de la obra, ya sea una empresa constructora o un particular, se ofrece una misa en la iglesia más cercana o en la misma construcción y ese día descansan los trabajadores.

Posteriormente, el albañil lleva la cruz a la obra y es colocada en la parte más alta de la misma, mientras se pide por el bienestar de los trabajadores, la familia y la construcción.

Obra de una casa donde se colocaron cruces en honor al Día de la Santa Cruz. Fotografía cortesía del Arq. Martín P. Jiménez.

El patrón o la empresa ofrecen de comer a los albañiles. El banquete puede incluir carnitas o barbacoa, arroz, frijoles, mole o, dependiendo del número de comensales, carne asada. Algunas empresas también invitan a sus familias a unirse a la celebración.

Noé Zárraga es un empresario que ha dedicado la mayor parte de su vida a la construcción y uno de los pocos trabajadores de este sector que conoce el origen de la festividad del Día de la Santa Cruz.

Recuerda que fue el hoy obispo Fidencio L. Plaza, quien en una misa del 3 de mayo, hace aproximadamente 28 años, contó que en este día fue descubierta por albañiles, la cruz donde estuvo Jesucristo y por ello la celebración.

El expresidente de Tequisquiapan menciona que antes de ser político, él es albañil. Así que para él, en el Día de la Santa Cruz es muy importante agradecer el trabajo que hay, y este año, para pedir por aquellos trabajadores que se fueron debido al COVID-19.

Reconoce que no solamente es el Día del Albañil, sino de todos los trabajadores dedicados a la construcción, desde arquitectos, ingenieros, carpinteros, electricistas y demás involucrados.

A pesar de la pandemia, Noé Zárraga no ha dejado de festejar un solo día a sus compañeros y trabajadores. Con misa, cohetes, comida y bebida recuerda el gran trabajo que tienen como base de la infraestructura.

El empresario es responsable en cuanto a la celebración, porque recuerda que anteriormente, era un día donde muchos trabajadores abusaban de las bebidas alcohólicas, pero él insiste en que tiene que ser una convivencia sana.

Acusa de malagradecidos a los empresarios que no son capaces de felicitar y celebrar a sus trabajadores, que deben sentirse orgullosos de lo que son y a lo que se dedican.

Es desafortunado y triste que muchas empresas constructoras estén perdiendo la tradición de celebrar a aquellos que crean el techo donde nos cubrimos de la lluvia y los rayos del sol. Sobre todo, desde al año pasado, ya que debido a la pandemia de COVID-19 se han olvidado de siquiera felicitarlos.

Aunque también es lamentable que muchos de estos trabajadores de la construcción desconocen cuál es el origen de su festejo, sobre todo las generaciones más jóvenes, quienes hacen que poco a poco se pierda esta ancestral tradición.