En seis años, en México le han arrancado la vida a 38.763 mujeres que eran madres, hijas, hermanas y esposas. FOTO: UNFPA/MX/ILUSTRATIVA.

México, mayo (SEMlac).- En seis años, en México le han arrancado la vida a 38.763 mujeres que eran madres, hijas, hermanas y esposas, al sumar los 19.424 feminicidios y homicidios dolosos y los 19.339 homicidios culposos de 2015 a 2020.

La violencia en el país sigue en aumento, pese a las acciones de las que da cuenta el estado mexicano, afirma la abogada y presidenta de la organización Nosotras tenemos otros datos, Patricia Olamendi, al advertir que no es solo agrupar y cuantificar los datos sobre los delitos en los que las víctimas sean las mujeres e informar mensualmente a la sociedad.

“Se trata de entender la magnitud y características del problema en nuestro país y, en consecuencia, diseñar las políticas públicas, leyes, programas, acciones pertinentes, asignar los recursos necesarios”, aclaró.

El Estado Mexicano tiene la obligación de cumplir con las instancias internacionales, como la Convención de Belem do Pará y la Plataforma para la Acción de Beijing, aprobada hace 26 años, en las que se insiste en estudiar las causas y consecuencias de la violencia contra las mujeres y tomar acciones específicas eficientes para erradicarla.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2020, coordinada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), muestra que si bien durante 2019 la incidencia delictiva es mayor en los hombres para la mayoría de los delitos, en los delitos sexuales las mujeres se ven más vulneradas, al contabilizarse nueve delitos sexuales cometidos a mujeres por cada delito sexual cometido a hombres.

Se cometen 4.752 delitos sexuales en contra de mujeres por cada 100.000 habitantes, de estos 180 son violaciones y 4.572 son otros delitos sexuales. Se cometen 433 delitos sexuales en contra de hombres por cada 100.000 habitantes.

En un recuento de seis años de la incidencia delictiva de 2015, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020, con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) sobre incidencia delictiva del fuero común nacional y las llamadas de emergencia al 911, se resalta que son relacionadas con violencia contra las mujeres, se retoman de la gestión de los cuatro últimos años de Enrique Peña Nieto y los dos primeros años del actual gobierno.

Del 2015 al 2020 aumentaron los feminicidios en 129 por ciento, con 4.536 casos.

Los homicidios dolosos se incrementaron en 61 por ciento en relación con 2015, al pasar de 1.735 ese año, a 2.794 en 2020.

Resulta alarmante que en el lapso de seis años haya un millón 61.330 denuncias de violencia familiar, con un aumento del 72 por ciento respecto a 2015.

La violencia de género en todas sus modalidades, distintas a violencia familiar, aumentó en 146,2 por ciento en ese lapso, mientras las denuncias por abuso sexual aumentaron 86,8 por ciento. Otros delitos que atentan contra la libertad y la seguridad sexual aumentaron en 63,3 por ciento respecto de las denuncias presentadas en 2015.

Es muy preocupante que de 2015 a 2020 se hayan cometido 277.000 delitos que atentan contra la libertad y la seguridad sexual de las personas (abuso sexual, violación y otros).

Asimismo, aumentaron las denuncias de víctimas de extorsión, corrupción de menores, violaciones y contra abortos; si bien disminuyó en 36 por ciento la denuncia por incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar.

Es escandaloso que en seis años haya 140.000 denuncias por incumplimiento de obligaciones de asistencia familiar, con 17,9 por ciento de los hogares compuestos por una mujer sin cónyuge y con hijas e hijos. Durante 2020, más de un millón de mujeres dejaron o perdieron su trabajo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.

Las llamadas al 911
Las llamadas de emergencia al 911 relacionadas con violencia contra la mujer aumentaron 180,8 por ciento con respecto a 2016; las relativas al acoso u hostigamiento sexual, 163,5 por ciento y las vinculadas con abuso sexual aumentaron, en 27,5 por ciento. Las llamadas por violencia de pareja se incrementaron significativamente, en 48,2 por ciento.

En cambio, disminuyeron las llamadas por violación en 9,5 por ciento en 2020 en relación con 2016.

Respecto a violencia familiar en cinco años hubo un total de tres millones 467.003 llamadas y desaparecieron 21.518 mujeres con edades entre 15 y 19 años.

El pasado 8 de abril, la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, de la Secretaría de Gobernación, informó que del 15 de marzo de 1964 al 7 de abril de 2021 han desaparecido en este país 21.518 mujeres, 4.630 de ellas entre 15 y 19 años de edad.

Las entidades con un mayor número de reportes son: Estado de México, Tamaulipas, Jalisco, Sinaloa, Chihuahua, Puebla, Ciudad de México, Nuevo León y Veracruz.

Patricia Olamendi refiere que de acuerdo con la sensación de seguridad, las mujeres nos sentimos inseguras en todos lados, cuando acudimos a un cajero, en el transporte público, en la calle y en nuestros hogares.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, correspondiente a marzo de 2021, nos dice que, en cuanto a la Sensación de inseguridad por temor al delito, es decir la percepción, 66,4 por ciento de la población de 18 años y más residente en 70 ciudades de interés consideró que vivir en su ciudad es inseguro y que la percepción de inseguridad es mayor en el caso de las mujeres con un 71 por ciento, mientras que en hombres fue de 60,9.

Las mujeres no denuncian porque no pasa nada: los datos negros
Se estima que la cifra negra en relación con el delito en México es de 92,4 por ciento, de acuerdo con los datos de 2019, ya que no se denunció o no se inició averiguación previa.

El 64,1 por ciento de las víctimas no denunció por causas atribuibles a la autoridad. Solo 11 por ciento de los delitos cometidos se denunció y el Ministerio Público inició una Averiguación Previa o Carpeta de Investigación en 69,1 por ciento de los casos.

Del total de las carpetas o averiguaciones iniciadas por el Ministerio Público a nivel nacional, por los delitos denunciados, en 44,5 por ciento de los casos no pasó nada o no se continuó con la investigación.

En la incidencia delictiva por sexo, la tasa del delito de lesiones, en el caso de las mujeres, es de 942 por cada 100.000 habitantes, aunque se calcula que la cifra negra en relación con el tipo de delito de lesiones es de 82,4 por ciento.

La tasa de delitos sexuales, en el caso de las mujeres, es de 4.752 por cada 100.000 habitantes. (4.572 por cada 100.000 habitantes en otros delitos sexuales, tales como hostigamiento, manoseo, exhibicionismo, intento de violación y 180 por cada 100.000. habitantes en violación sexual).

Para efectos de la cifra negra, los delitos sexuales se incluyen en “otros delitos”, en los cuales se concluye que la cifra negra es de 96,1 por ciento (violación 59,4; hostigamiento sexual 97,6).

México entre los países con mayor índice de impunidad
Patricia Otamendi considera que la impunidad es un grave problema jurídico, político e institucional; no solo se trata de la falta de sanciones y responsables, va mucho más allá, constituye la causa y efecto del incremento de la violencia en contra de las mujeres, la afectación a los derechos de las víctimas, la desconfianza ciudadana, la desigualdad entre hombres y mujeres, el acceso desigual a la justicia, la erosión del Estado de Derecho.

En el Índice Global de Impunidad (IGI) 2020, elaborado por la Universidad de las Américas Puebla, que mide comparativamente los niveles de impunidad en el mundo, México obtuvo un puntaje de 49,67, que lo coloca en el 60 de 69 países, solo por arriba de Tailandia, Honduras, Marruecos, Argelia, Azerbaiyán, Paraguay, Guyana, Nepal y Kirguistán.

En 2017 ocupó el 66 de 69 países y en 2015 se colocó en el lugar 58 de 59 países.

En el IGI de 2020, el promedio mundial es de 17,83 jueces por cada 100.000 habitantes. México tiene 2,17 jueces por cada 100.000 habitantes, en tanto que Eslovenia, el país con menor impunidad según el estudio, cuenta con 42,77 jueces por cada 100.000 habitantes, por lo que el Índice concluye que México requiere ampliar el número de jueces, con objeto de mejorar las capacidades de impartición de justicia.

En cuanto al sistema de seguridad, el Índice arroja que en México hay 347.076 policías por cada 100.000 habitantes, cifra mayor que el promedio de los 69 países, lo que, advierte, no se traduce en capacidades efectivas de la policía.

El informe concluye que es necesario asignar mayores presupuestos a los sistemas de seguridad y justicia en las entidades, a fin de aumentar sus capacidades humanas, infraestructura y profesionalización.

México, lugar hostil para las mujeres
México es un lugar cada vez más hostil para ser mujer; los altos índices de delitos en su contra por razones de género, aunados a la inseguridad generada por la delincuencia organizada que se vive y la desigualdad de género, lo colocan en el lugar 60 de 80 países en el ranking de los Mejores países para ser mujer del US News & World Report de 2019.

Países como Kazakhstan lugar 59, Turquía lugar 52, Israel lugar 43 y Arabia Saudita lugar 41 superan a México en materia de derechos humanos, igualdad de género, igualdad de ingresos, progreso y seguridad.

Este es un país que no quiere a sus mujeres, lo señalan los reportes del Índice de Mujeres, Paz y Seguridad 2019-2020 del Instituto Georgetown, en el que este estado se posicionó en el lugar 103 de 167.