Imagend e archivo del ala-pívot Julius Randle (d). EFE

Houston (EE.UU.), 2 may (EFE).- El ala-pívot volvió a ser el mejor en el ataque balanceado de los New York Knicks y con 31 puntos los guió al triunfo en ruta de 97-122 ante los desahuciados Houston Rockets, el equipo con la peor marca de la liga (16-49).

Randle, quien tuvo siete rebotes y seis asistencias, anotó 15 puntos en el tercer cuarto para reforzar la ventaja y pasó el último cuarto en la banca con el partido ya decidido a favor de los Knicks (36-28), que ganaron el undécimo de los últimos 12 disputados.

Nueva York también venció a Houston en el primer encuentro de esta temporada el 13 de febrero para ganar la serie completa por primera vez desde el 2002-03.

Es solo la segunda victoria de los Knicks en Houston en 16 viajes, después que la anterior se había dado el 21 de noviembre del 2015.

Randle continuó su juego estelar reciente al anotar al menos 30 puntos por cuarta vez en cinco partidos. Es la decimotercera vez en esta temporada que termina con 30 puntos o más.

El veterano base Derrick Rose surgió como sexto jugador de los Knicks al aportar 24 puntos, incluidos cuatro triples, con seis rebotes, cuatro asistencias y una recuperación de balón como reserva.

Mientras que el alero canadiense RJ Barrett tuvo 21 puntos, siete rebotes y cinco asistencias y el escolta novato, también como reserva llegó a los 13 tantos.

Los Knicks como equipo consiguieron 18 triples de 35 intentos, que fueron decisivos para el triunfo.

Los Rockets anotaron cinco puntos seguidos, puntuados con mate del pívot Christian Wood, para reducir la ventaja a 64-73 con unos 5 minutos por jugarse en el tercer cuarto.

Pero Randle hizo una bandeja fuera de balance unos segundos más tarde antes de anotar triples consecutivos para extender la ventaja de Nueva York a 64-81 con 4 minutos para el final del cuarto.

Después de su segundo triple en ese lapso, un pequeño pero vocal grupo de fanáticos de los Knicks, presentes en el Toyota Center de Houston, comenzó a gritar: “MVP, MVP”.

Wood, con 19 puntos, ocho rebotes y tres asistencias, fue el líder de los Rockets, mientras que el ala-pívot canadiense acabó como el mejor en el juego interior con un doble-doble de 17 puntos, 10 rebotes, siete asistencias, tres recuperaciones de balón y un tapón.