Los líderes indígenas de la cuenca amazónica exigieron a los Gobiernos garantías para la vida de los miembros de sus comunidades tras registrar más de 600 asesinatos. FOTO: EFE/Ernesto Guzmán.

Caracas, 14 abr (EFE).- Los líderes indígenas de la cuenca amazónica (Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Guyana y Surinam) exigieron este miércoles a los Gobiernos de sus países y a multilaterales garantías para la vida de los miembros de sus comunidades tras registrar más de 600 asesinatos desde 2014.

“Que haya un plan de vida para la Amazonía, no hay un plan de vida para la Amazonía, que haya un plan de acción urgente para defender la vida de nuestros hermanos y hermanas”, dijo el coordinador general de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, José Gregorio Díaz Mirabal, en una rueda de prensa.

Indicó que el llamado es a la Organización de Naciones Unidas (ONU), a la Organización de Estados Americanos (OEA), a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero “sobre todo” a los Gobiernos de sus países.

Aseguró que desde 2014 hasta este año se contabilizan “más de 630 hermanos asesinados”.

“Por supuesto, no van a conseguir datos en ningún país, no van a conseguir datos en ningún Ministerio de Salud, de Educación, de Justicia, por eso hacemos un llamado a todas las instituciones globales que tienen que defender nuestros derechos”, sostuvo.

Señaló que hasta el momento no hay un mecanismo “veraz” y “efectivo” que les permita defender sus derechos.

“No hay un sistema de información sobre lo que está pasando con los pueblos indígenas”, agregó.

Por su parte, el presidente de la Organización Regional AIDESEP Ucayali – ORAU, del pueblo Ashaninka de Perú, Jiribati Ashaninka, sostuvo que desde 2013 han sido asesinados nueve líderes indígenas y especificó que los dos últimos asesinatos ocurrieron porque los hoy fallecidos estaban defendiendo su territorio.

Jiribati afirmó que él mismo ha recibido amenazas de muerte, aunque no especificó por parte de quién.

“Necesitamos que se investiguen todos los casos de asesinato de la Amazonía que están impunes (…) necesitamos, urgente, un plan de titulación de nuestros territorios”, agregó al tiempo que destacó que la importancia de que les respeten sus leyes de origen.

El coordinador de derechos humanos de la Organización de Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana – OPIAC, Oscar Daza, también denunció que en su país en lo que va de año se han registrado 46 asesinatos y de ellos 16 son de indígenas.

“Es una situación grave (…) Nosotros no podemos seguir siendo víctimas por aquellos que quieren activar o impulsar el narcotráfico”, dijo Daza, quien apuntó que el Estado colombiano no les está dando garantías a los pueblos indígenas.

Los líderes señalaron que sus comunidades se ven afectadas por el narcotráfico, la deforestación, la presencia de militares “regulares e irregulares”, la minería ilegal y la pandemia.