El seleccionador español, Jorge Vilda. EFE

Redacción deportes, 12 abr (EFE).- Con un once prácticamente perfilado, una plantilla cada vez más asentada y un reto señalado, la Eurocopa de 2022. Jugando casi de memoria y aproximándose a un estado de madurez. Así lo avalan los resultados. La reciente victoria ante la selección de Países Bajos confirmó el buen momento del combinado español, que este martes (19.00 CET) volverá a ejercer de anfitrión en Marbella.

El amistoso España-México inaugurará una nueva rivalidad. Será la primera vez que las selecciones femeninas de fútbol de ambos países compitan a nivel absoluto, en circunstancias dispares. Si bien Jorge Vilda tomó las riendas de la escuadra española en el segundo semestre de 2015, Mónica Vergara acaba de iniciar su tiempo en la ‘Tri’. El pasado mes de enero fue nombrada directora técnica para iniciar un nuevo tiempo de esperanza. Con ella, no obstante, la selección mexicana fue subcampeona del mundo en categoría sub-17. Ese logro se produjo en 2018.

Ocurre que en esta nueva etapa apenas ha disputado un partido de preparación ante la selección de Costa Rica, saldado con un empate sin goles; hace pocos días las suyas volvieron a competir amistosamente ante Eslovaquia en Viena. También se dio un 0-0, pero Mónica Vergara se quedó “tranquila” porque ve “muchas asociaciones que se empiezan a crear y a ejecutar en el campo”.

“Tengo que dar oportunidad a todas las jugadoras de que se muestren y que de verdad compitan a estos niveles, para que sepan que hay una competencia y así podamos tener una mejor selección. Tenemos que buscar una base sólida y mover mis piezas de una manera en donde tengamos un equipo fuerte en cada posición”, dijo.

De fortalezas puede presumir ya la selección española. Viene de firmar una intachable fase de clasificación para la próxima Eurocopa y entre sus últimos amistosos sobresalen las victorias logradas ante el conjunto de Inglaterra, en el marco de la SheBelieves Cup en 2020, y ante el combinado de Países Bajos, más recientemente, en Marbella.

El pasado viernes La Roja se creció ante las vigentes campeonas de Europa y subcampeonas del mundo, a las que doblegó por 1-0 merced a un cabezazo de Patri Guijarro. “Hemos mostrado nuestra esencia futbolística”, sostuvo Jorge Vilda, que solo lamentó que el resultado se quedase “corto”.

Este martes espera que sus jugadoras vuelvan a rendir a un nivel alto ante “un equipo correoso, que aprieta y que presiona, y que tiene jugadoras rápidas al contragolpe”. “Es una prueba más”, apuntó, “otro encuentro de altura”.

El estadio municipal Antonio Lorenzo Cuevas acogerá un duelo inédito que debería mantener a la selección española en su buen camino hacia la próxima Eurocopa y permitir a la ‘Tri’ sumar minutos de experiencia y rodaje.

En el inicio de este nuevo proceso, no obstante, Mónica Vergara reconoció que les hace “falta trabajar la parte física, táctica y mental”, para crear su propio estilo de juego. España ya lo tiene.

Lucía Santiago