Refugee Children Center donde aparecen unos voluntarios mientras arreglan los estantes y cajas de verduras y alimentos para entregarlos a los inmigrantes que acuden al centro. EFE

Los Ángeles, 9 abr (EFE News).- El albergue de inmigrantes Refugee Children Center en Los Ángeles hizo este viernes un llamado urgente a la comunidad a unirse a un evento virtual de recaudación de fondos para ayudar a las familias indocumentadas que están llegando a la región tras cruzar la frontera sur en busca de refugio.

“Estamos enfrentando el problema de todas las organizaciones ‘non-profit’ (sin ánimo de lucro), que es una falta de recursos financieros”, dijo a Efe el pastor Fred Morris, fundador de Refugee Children Center, ubicada en el Valle de San Fernando.

La crisis económica causada por la pandemia del coronavirus hizo que las donaciones al refugio disminuyeran y los esfuerzos se concentraron en ayudar a los inmigrantes y la comunidad afectada por la emergencia sanitaria.

Ahora la mayor preocupación de las directivas y los voluntarios de este refugio es prepararse para la llegada de familias migrantes y niños no acompañados que necesitan toda clase de apoyo para incorporarse a su nueva vida.

Este jueves el Gobierno informó de que en marzo había interceptado en la frontera a una cifra récord de menores de edad no acompañados por alguno de sus padres o custodio legal.

Los 18.890 menores hallados el mes pasado, el doble que en febrero (9.431), son solo una parte de los 172.000 migrantes interceptados en la divisoria con México el mes pasado.

“Anticipamos que en dos o tres meses miles de estos menores no acompañados van a estar llegando aquí”, vaticina Morris.

En miedo de estos esfuerzos, el refugio ha lanzado una caminata virtual en la que los participantes deberán comprometerse a realizar un recorrido de una, tres, o cinco millas en sus vecindarios y realizar un pequeño donativo.

La caminata “Dejando Huellas 2021” también se realiza como una forma de recordar el esfuerzo que realizan estas familias al atravesar grandes extensiones para llegar a Estados Unidos.

“Sabemos que ayudar a los niños y sus familias es una tarea colectiva; no habría forma que nuestro centro hiciera este trabajo por sí solo. Sumando voluntades con otras organizaciones e individuos podemos tener un mayor impacto y darle una bienvenida digna a quienes buscan refugio y estabilidad en este país”, explicó a Efe Mayra Medina-Núñez, directora del refugio.

El llamado se da a la comunidad latina de todo el país en un esfuerzo por ayudar a las familias, en su mayoría latinoamericanas.

De los 18.890 menores solos detenidos en marzo, 15.843 procedían del Triángulo Norte de Centroamérica, entre ellos 8.366 de Guatemala, 5.907 de Honduras y 1.570 de El Salvador, mientras que 2.452 eran mexicanos y otros 595 de otras nacionalidades.

“No queremos estar con falta de recursos en el momento de mayor necesidad”, insistió Morris, quien invitó a la comunidad a visitar la página web del refugio (refugeechildrencenter.org).