Ciudad de México, 8 abr (EFE).- El Senado mexicano evalúa pedir a la Suprema Corte extender el plazo -que vencía el 30 de abril- para aprobar la ley sobre el consumo lúdico de marihuana por la falta de consenso en la norma que aprobó la Cámara de Diputados, informó este jueves Ricardo Monreal, líder de la mayoría en la Cámara Alta.

“Lo más correcto sería solicitar el nuevo plazo a la Suprema Corte”, expresó en rueda de prensa Monreal, quien vio mejor retomar el debate en el próximo periodo de sesiones legislativo, que comenzará en septiembre.

El Congreso de México tiene hasta el 30 de abril para regular el consumo lúdico de la marihuana luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declarara inconstitucional su prohibición en 2019.

El Senado mexicano aprobó en noviembre pasado la Ley Federal para la Regulación del Cannabis y el Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis, además de reformas a Ley General de Salud y del Código Penal que prohíben el consumo lúdico de la marihuana.

La Cámara de Diputados aprobó en marzo pasado esta normativa pero le introdujo cambios como que la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) vigilara el consumo y el uso industrial de la marihuana.

Por ese motivo, el texto regresó al Senado, donde fue ratificado por dos comisiones de la cámara aunque con muchas críticas por los cambios hechos por los diputados.

A raíz de esto, Monreal explicó este jueves que su modo de ver la ley de los diputados tiene “inconsistencias”.

“En el Senado hay la propia determinación de revisarlo y de actuar con mucha cautela, porque para mí esta es una de las leyes más importantes que México puede dar vida. (…) Pero en las propias comisiones había división”, subrayó.

PRÓXIMOS PASOS
Monreal, del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena), indicó que esta ley para legalizar la marihuana debería disminuir la criminalidad y ser un “instrumento” para la justicia social, más allá del “lucro”.

“Entonces es importante decirles que no se ha hecho hasta ahora ninguna solicitud de ampliación de plazo y existen varias posibilidades de reaccionar o de lograr un acuerdo con todos”, indicó, pero puntualizó que ya hay varios grupos parlamentarios “que tienen inquietud” sobre el corto plazo que les queda para legislar.

Explicó que en caso de no cumplirse con la fecha acordada, la Suprema Corte puede ampliar dicho plazo.

El otro camino es que uno de los magistrados de la Suprema Corte lleve el caso al pleno del máximo tribunal y se inicie un proceso de inconstitucionalidad para declarar “no aplicables” los artículos de la Ley General de Salud que actualmente obstaculizan el consumo de marihuana.

Estos artículos son los que motivaron a la Suprema Corte en primera instancia a pedirle al Congreso regular la marihuana recreativa.

En tanto, quienes quieran consumir lúdicamente la marihuana, se continuarían amparando como han hecho hasta ahora, indicó Monreal, que habló de la necesidad de no hacer esta ley “bajo presión” ni con prisa, “al vapor”.

“Que nos demos una pausa, un tiempo, y que pudiéramos estar legislando sobre la materia el próximo periodo de sesiones. Es decir, cuando inicie el primero de septiembre”, concluyó.