Vista general, del lugar donde un migrante Cubano, fallecio ahogado en la playa de Tijuana a un lado del muro divisorio entre Mexico y EE.UU. en la ciudad fronteriza de Tijuana, estado de Baja California (México). EFE

Tijuana (México), 27 mar (EFE).- Un migrante cubano de 43 años falleció ahogado en la playa de la ciudad mexicana de Tijuana, fronteriza con San Diego, donde este viernes miles de personas siguen varadas a la espera de cruzar a Estados Unidos.

El finado, llamado José Ramón, murió al tratar de llegar a San Diego nadando desde la costa de Tijuana, pero falleció por las bajas temperaturas del agua del mar.

José Ramón estaba acompañado de su amigo Joandi Sabrina, de 31 años, quien sufrió hipotermia y fue atendido por paramédicos de la Cruz Roja Mexicana.

Posteriormente, Sabrina fue trasladado al Hospital General de Playas de Rosarito para su pronta atención.

Ambos fueron rescatados por salvavidas de la Dirección de Bomberos de Tijuana la noche del martes, pero José Ramón ya no contaba con signos vitales en el momento de la intervención, por lo que su cuerpo fue llevado al Servicio Médico Forense.

Actualmente miles de migrantes están varados en la ciudad mexicana de Tijuana, esperando que la frontera con Estados Unidos se les abra con un asilo humanitario.

La vigilancia por parte de las autoridades policiales se reforzó en la zona Playas de Tijuana, así como en los alrededores de los albergues.

La llegada al Gobierno estadounidense de Joe Biden abrió esperanza para miles de migrantes que creyeron sería más fácil llegar a Estados Unidos, lo que ha resultado en un crecimiento del flujo migratorio.

Los Gobiernos de México y Estados Unidos han abordado la cuestión en varias reuniones, y este viernes el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sugirió a Biden que entregue visas de trabajo para paliar la situación.

El mexicano Instituto Nacional de Migración ha detenido a más de 31.000 “personas irregulares” en lo que va del año, un aumento de cerca del 18 % comparado con el mismo periodo de 2020.

En Estados Unidos la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detuvo a 100.441 indocumentados en febrero, frente a 78.442 de enero, una tendencia al alza aunque aún no alcanza a mayo de 2019, cuando la CBP aprehendió a 132.856 personas y el entonces presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazó a México con la imposición de aranceles.