Familiares de personas desaparecidas permanecen en plantón hoy, al exterior del Teatro Juárez, en el estado de Guanajuato (México). EFE

Guanajuato (México), 10 mar (EFE).- Familiares de personas desaparecidas en el estado mexicano de Guanajuato (centro) iniciaron esta semana una manifestación con un campamento para exigir a la fiscalía local no frenar más las labores de búsqueda de sus seres queridos y estar presentes en todas ellas.

“Nos preocupa porque la fiscalía siempre oculta el número de cuerpos reales, maquilla las cifras, está espantada con todo esto. Los ha rebasado la situación de Guanajuato, los muertos, las fosas”, aseguró en entrevista para Efe la portavoz del colectivo Hasta Encontrarte, Karla Martínez Jiménez.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Búsqueda, en Guanajuato, entidad que desde el 2018 es la más violenta de México, hay al menos 2.531 personas reportadas como desaparecidas; la mayoría de ellas -el 73 %- son hombres.

Desde esta semana, personas que buscan a algún familiar iniciaron un plantón al exterior del Teatro Juárez, ubicado en la capital de Guanajuato.

Lo que detonó esta manifestación, según explicó Karla Martínez, es la incorporación de una célula de antropólogos forenses de la fiscalía retrasando las tareas de búsqueda en el predio ubicado en la comunidad El Sauz Villaseñor, en el municipio de Celaya, el tercero más grande del estado.

En ese terreno, tras tres semanas de excavaciones, han sido localizados los restos de 22 personas.

Solo en la primera semana fueron halladas 18 osamentas, pero luego intervinieron los antropólogos, quienes han vuelto más lentas estas labores porque sus procesos de planeación se han demorado, denunciaron cinco colectivos de familiares en un pliego petitorio dirigido a la fiscalía.

La portavoz de Hasta Encontrarte detalló que lo que causó más molestia es que el pasado viernes fue descubierta una osamenta, pero como ya era tarde y los antropólogos trabajan en horario de oficina, decidieron que fuera exhumada el siguiente lunes.

Sin embargo, cuando los familiares llegaron el lunes al referido terreno, observaron que la osamenta ya había sido retirada por miembros de la Fiscalía General del Estado, cuando el acuerdo es que no puede realizarse esta labor sin que ellos estén presentes.

“Uno de los acuerdos era que sin las familias no se debe de trabajar, eso era parte del acuerdo y nos volvieron a fallar. Con ese ejemplo le digo cómo la Fiscalía ha trabajado con nosotros”, lamentó.

Desde hace más de un año, Karla Martínez busca a su hermano Juan Valentín, quien el 18 de febrero del 2020 fue sacado de su domicilio por cuatro sujetos armados, y desde ese entonces no se ha sabido nada de él mientras la carpeta de investigación no refleja avance alguno.

“Eso es algo que a mí me genera mucha molestia porque a mí el Gobierno me debe mucho. Me debe un hermano, me debe un año de mi vida porque a partir de la desaparición de mi hermano mi vida cambió por completo”, dijo.

Ella, junto a otras personas que están en una situación similar, forma parte del plantón y advierte que si el fiscal del estado, Carlos Zamarripa Aguirre, no accede a cumplir con las peticiones planteadas por los 12 colectivos representados en la manifestación, esta continuará.

“Mi hermano merece ser buscado, es uno de sus derechos, y yo estoy ejerciendo mi derecho como víctima de buscarlo”.

Según un informe que el fiscal entregó al Congreso de Guanajuato, en las labores de búsqueda lograron identificarse al menos 600 cadáveres solo durante el 2020.