Aaron Boone, piloto de los Yanquis de Nueva York. EFE

Tampa (EE.UU.), 5 mar (EFE).- Aaron Boone, piloto de los Yanquis de Nueva York, dijo que “no puede creer” la mejoría de su salud después de la cirugía el miércoles para implantarle un marcapasos.

Agregó que se habría reincorporado al club el viernes si no hubiera sido por los protocolos del coronavirus.

“Me siento muy bien. No puedo creer lo bien que me siento”, dijo Boone en una videoconferencia antes del partido de exhibición entre los Yanquis y los Tigres de Detroit, el viernes, en Steinbrenner Field.

“Me alegra mucho haber hecho esto porque, ciertamente, en los últimos meses, no me he sentido ni cerca de cómo me sentí esta mañana. Realmente emocionado por eso; emocionado de volver”, indicó.

Boone se dirigió a los medios de comunicación por primera vez desde que se tomó una licencia médica inmediata para someterse al procedimiento después de síntomas de aturdimiento, falta de energía y dificultad para respirar durante varias semanas.

Las pruebas adicionales indicaron que tenía una frecuencia cardíaca baja, por lo que necesitaba el marcapasos. Se sometió a una cirugía el miércoles en el Hospital St. Joseph en Tampa y fue dado de alta el jueves.

“Puedo decir que dentro de un par de días, mi nuevo amigo y yo lo estamos haciendo bastante bien”, dijo Boone.

El piloto, de 47 años de edad, que se sometió a una cirugía a corazón abierto en 2009, dijo que su ritmo cardíaco era “tan bajo como los 30”, lo que le estaba causando complicaciones.

El consenso médico general es que la frecuencia cardíaca en reposo ideal para un adulto varía de 60 a 100 latidos por minuto.

“Ahora que tengo (el marcapasos) me he dado cuenta de que no me sentía bien”, dijo Boone.

Agregó que “ayer, y más aún hoy, me siento un poco listo para empezar y listo para abordar las cosas. (Mi cardiólogo) dijo, ‘este será un procedimiento bastante sencillo, nada como lo que has pasado en el pasado. Y funcionará de inmediato, lo notarás. Y tenía razón. Me siento genial “.

Boone dijo que planeaba reincorporarse al equipo el sábado. Boone, entrando en su cuarta temporada como manager de los Yanquis, dijo que “si no es mañana, espero que sea el domingo”.