Expertas en salud pública celebraron la entrada en vigor en México, el próximo 1 de abril, de la segunda etapa del nuevo etiquetado frontal. FOTO: EFE/José Pazos.

México, 2 mar (EFE).- Expertas en salud pública celebraron este martes la entrada en vigor en México, el próximo 1 de abril, de la segunda etapa del nuevo etiquetado frontal de advertencia en alimentos y bebidas envasados, que prohíbe contener personajes y dibujos animados en el empaque de los productos.

En un foro organizado por la mexicana Alianza por la Salud Alimentaria, Jennifer Harris, del Rudd Center for Food Policy & Obesity de la Universidad de Connecticut, explicó que la publicidad impacta en el comportamiento y las preferencias de consumo de los niños.

La especialista compartió los resultados de un estudio de 880 campañas publicitarias el cual demostró que los anuncios más efectivos fueron aquellos que apelan a las emociones y que contienen poco o nulo contenido racional.

Esto, dijo, deja claro que la publicidad no tiene la intención de informar a los consumidores, “si no de aprovecharse de ellos y engancharlos a través del contenido emocional, una estrategia muy efectiva en los niños”.

Durante el foro “El daño de la publicidad de ultraprocesados en niñas y niños”, Harris resaltó que la evidencia demuestra que el disfrute de un anuncio aumenta las asociaciones positivas, afectando las actitudes y percepciones de niñas, niños y/o adolescentes sobre un producto o marca.

Sin embargo, dijo, difícilmente este grupo de población podría reconocer a la publicidad como un mensaje que intenta influir en sus decisiones.

Desde 2004, recordó, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió sobre la necesidad de regular la publicidad de alimentos ultraprocesados y bebidas dirigida a la infancia señalando que se aprovechaba de su “credulidad e inexperiencia”.

Fiorella Espinosa, oficial de Nutrición para Entornos Saludables de la Unicef, recalcó que aunque hay avances relevantes en la acumulación de evidencia independiente sobre la publicidad que afecta a niños y adolescentes, la implementación de las regulaciones ha sido lenta.

“Si bien México avanzó regulando publicidad en ciertos horarios de televisión y en el cine, aún resta mucho por regular para realmente proteger a este grupo poblacional”, afirmó.

El pasado 1 de octubre entró en vigor la primera fase del nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas procesados, una medida que las autoridades mexicanas fijaron como parte de las acciones para prevenir el aumento de casos de sobrepeso y obesidad en el país.

De acuerdo con la nueva ley, los productos industrializados y bebidas azucaradas deberán rotularse con un etiquetado de advertencia o con las características nutricionales en las que el producto supera el valor establecido.

La implementación del etiquetado fue criticado por la industria alimentaria, que alegó el costo extra que suponía cambiar la forma de etiquetar y advirtieron de un posibles descenso en las ventas de ciertos alimentos y bebidas.