Rafael Carioca (i) de Tigres disputa el balón con Matheus Doria (d) de Santos durante un partido del Torneo Guardianes 2020 celebrado en el Estadio Universitario de la ciudad de Monterrey (Mexico). EFE

Torreón (México) 1 mar (EFE).- El defensor brasileño Matheus Doria culpó hoy a los directivos del Botafogo por la decepcionante campaña que terminó con el descenso del club carioca a la segunda división del ‘Brasileirao’.

“Los equipos deben volverse empresas, pero en Brasil se hacen presidentes aficionados o abonados que quieren esos puestos para lucrar. Sólo están buscando vender jugadores. Por eso sufren equipos con historia como Botafogo”, dijo en una entrevista con Efe.

El jugador del Santos Laguna, incluido en el equipo ideal de la octava jornada del torneo Clausura mexicano luego de anotar el gol de la victoria por 3-2 sobre el Juárez, se formó en la cantera del Botafogo, que en 2014, con 20 años, lo traspasó al Olympique de Marsella.

Su transferencia a Francia, precisó, fue apresurada por la mala administración del club albinegro, que necesitaba sanar finanzas.

“En Brasil, sólo los que se comportan como en Europa salen campeones, caso de Flamengo o Palmeiras. Esos equipos saben que habrá un retorno si cuidan su inversión. En México los dueños tienen un cuidado por los equipos, eso me agrada”, señaló.

Matheus Doria afirmó que en el Marsella se vio perjudicado por las diferencias entre el entrenador argentino Marcelo Bielsa y el presidente del equipo Vincent Labrune.

“Llegué el último día de transferencias. Bielsa no contaba conmigo y se enojó con el presidente porque me contrataron sin consultarlo. Quedé en medio de una guerra entre ellos. Entonces Bielsa no me ponía para probarle que no me necesitaba”, relató.

En Marsella jugó apenas un partido de Copa y sintió desesperación porque Bielsa antes que utilizarlo cuando había bajas, prefería dar cabida a jugadores de las divisiones menores.

“A veces me llevaba a la banca, pero no me ocupaba y al día siguiente me ponía a viajar cuatro horas en carretera para jugar con la segunda. Hoy me da risa, pero eso me sirvió para ganar experiencia”, señaló

Doria cree que no todo fue malo en el Marsella porque en los entrenamientos con Marcelo Bielsa corrigió defectos como el pase raso, que hoy lo ayudan a ser mejor defensor.

En Francia el brasileño tuvo amistad con el francés André-Pierre Gignac, quien ahora es delantero de los Tigres.

“Sigue siendo el mismo. Anotaba de primera intención siempre. Era trabajador, se exigía bastante con una mentalidad ganadora”, concluyó.