Defensores de los derechos reproductivos de las mujeres que habían luchado por revertir el antiguo estatuto que convertía en un crimen el aborto en Nuevo México. EFE

Tucson (AZ), 26 feb (EFE News).- La gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, firmó hoy viernes una nueva legislación que revoca un estatuto estatal de 1969 que criminalizaba el aborto.

La firma del Proyecto de Ley del Senado 10 es considerada como una victoria para los derechos reproductivos de las mujeres en ese estado fronterizo.

“Una mujer tiene derecho a tomar decisiones sobre su propio cuerpo”, dijo Lujan Grisham en un comunicado de prensa. Aseguró que cualquiera que “busca violar la integridad corporal o criminalizar la feminidad está en el negocio de la deshumanización”.

Defensores de los derechos reproductivos de las mujeres habían luchado por revertir este antiguo estatuto que convertía en un crimen el aborto en Nuevo México, el cual quedó suspendido cuando la Suprema Corte de Estados Unidos votó en favor del derecho al aborto en 1973.

Sin embargo, defensores de los derechos de las mujeres temen que en el futuro los magistrados de la Suprema Corte puedan revertir su decisión sobre el histórico caso de Roe vs. Wade, especialmente después que el hoy expresidente Donald Trump nombrara a tres jueces conservadores para el tribunal supremo.

“Por fin ha llegado el momento de sacar de los libros está obsoleta ley sobre el aborto y asegurarnos de que el aborto sea accesible, seguro y legal en Nuevo México”, dijo en el mismo comunicado la senadora estatal Linda López, patrocinadora principal del proyecto de ley.

López recalcó que el aborto en una decisión de atención médica personal de cada mujer.

El antiguo estatuto legal aprobado hace más de medio siglo permitía el aborto solamente en casos autorizados por un grupo de médicos especializados y únicamente en caso de incesto, violación reportada a la policía, situaciones donde la vida de la madre estaba en riesgo o si se detectaban serios defectos al feto.

“Nuevo México es un estado en el que respetamos a las mujeres y protegemos su autonomía. Me alegra que se haya ganado esta lucha por el acceso seguro al aborto en Nuevo México y espero ampliar aun más el acceso a todas las formas de atención medica”, dijo en el comunicado el presidente de la Cámara de Representantes de Nuevo México, Brian Egolf.

Críticos de la medida aseguran que esta legislación provocará que médicos abandonen el estado de Nuevo México sobre todo si sus valores personales y creencias religiosas les prohíben practicar abortos.