A la comunidad internacional le falta ambición para atajar el calentamiento global. FOTO: EFE/Dave Hunt.

Berlín, 26 feb (EFE).- A la comunidad internacional le falta ambición para atajar el calentamiento global y se está quedando sin tiempo para reducir emisiones de forma significativa y evitar los efectos más catastróficos del cambio climático, según Naciones Unidas.

Esta es la principal conclusión del informe publicado este viernes por la Convención Marco de la ONU para el Cambio Climático (UNFCCC), en el que se analiza el impacto de los planes de reducción de emisiones -las llamadas Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC)- que ha recibido.

“Los actuales niveles de ambición están muy lejos de ponernos en camino para lograr los objetivos del Acuerdo de París” de limitar la subida de las temperaturas a 1,5 grados centígrados sobre las preindustriales, aseguró la secretaria ejecutiva de UNFCCC, Patricia Espinosa, en un encuentro virtual con periodistas.

Para el secretario general de la ONU, António Guterres, este informe es una “alerta roja” que muestra que los gobiernos “no están en absoluto cerca” de poder cumplir con sus compromisos, por lo que llamó a la acción inmediata.

En primer lugar, sólo el 40 % de los firmantes ha presentado su NDC, pese a que todos se comprometieron a enviarlos antes de finales del año pasado. Este informe valora la información de 48 NDC que representan los planes de 75 países (el de la UE contiene los de sus 27 miembros).

En segundo, entre los países que no han cumplido con su obligación se encuentran los mayores contaminantes, como China, India y Estados Unidos (con el eximente este último de que acaba de reincorporarse al Acuerdo de París).

A este respecto, Espinosa afirmó que la UNFCCC está “en contacto” con la nueva administración en Washington y que le ha pedido un NDC “muy ambicioso”. Estados Unidos trabaja intensamente en su informe, agregó.

Con estas grandes ausencias, los NDC que recoge el informe sólo suponen el 30 por ciento del total de las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero (según valores de 2017).

Por último, los planes presentados suponen una reducción de emisiones para 2030 de apenas el 1 % (frente a 2010), cuando el Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) recomienda para ese año un recorte del 45 %.

Este objetivo busca mantener aún las opciones de alcanzar la neutralidad climática a mediados de siglo y no rebasar un incremento de las temperaturas de 1,5 grados centígrados (2 en el peor de los casos), límite a partir del cual los científicos prevén daños catastróficos.

“NO TENEMOS ALTERNATIVA”
e el informe no aporta una “imagen completa” de los esfuerzos y agregó que la UNFCCC presentará una actualización antes de la Cumbre del Clima de este año (COP26), “esperamos que incluyendo a los mayores contaminantes”.

No obstante, los esfuerzos se quedan a su juicio cortos, opinión que comparte con Guterres y varias de las principales ONG medioambientalistas, que criticaron la falta de ambición de los gobiernos.

Para Espinosa es crucial que los países se comprometan “ahora” a reducir sus emisiones de forma sustantiva. “Se nos acabó el tiempo”, advirtió y consideró que “estamos muy retrasados”: “Necesitamos algo mucho más radical encima de la mesa”.

“No tenemos alternativa. La humanidad está poniendo en peligro su propia permanencia en este mundo. Nos acercamos colectivamente a un campo de minas con los ojos tapados. Y el próximo paso puede ser un desastre”, advirtió.

Señaló que es difícil tomar decisiones transformadoras y que la cuestión es “muy política”. Además, reconoció que muchos países atraviesan graves dificultades a causa de la pandemia, aunque esta crisis puede ser también ser un catalizador para el cambio.

“2021 ofrece una oportunidad sin precedentes. La reconstrucción por la crisis del coronavirus supone un momento inédito que no se puede desaprovechar”, afirmó y pidió que los planes de recuperación “sean verdes y reflejen los NDC”.

En su opinión, si los 12 billones de dólares que van a movilizar “los países ricos” para la recuperación de esta crisis “se invierten de la forma correcta”, entonces la comunidad internacional tiene la “opción de cambiar la trayectoria” y encaminarse hacia los objetivos de París.

De hecho, consideró que uno de los resultados de la COP26 debe ser “alinear la recuperación de la crisis del coronavirus con el Acuerdo de París”.

Este informe puede ser un “toque de atención”, dijo Espinosa. “Llamo a todas las partes, incluso a los que han presentado NDC, a estudiar si pueden incrementar sus niveles de ambición y sus objetivos”, aseguró.

“Lo que necesito es tu máxima ambición”, aseguró Espinosa que está repitiendo a todos los firmantes del Acuerdo de París.