Un grupo de paraguayas se concentró este miércoles frente al Ministerio de la Mujer con fotografías de "mujeres que merece la pena homenajear". FOTO: EFE/ Nathalia Aguilar.

Asunción, 24 feb (EFE).- Un grupo de paraguayas se concentró este miércoles frente al Ministerio de la Mujer con fotografías de “mujeres que merece la pena homenajear”, en la jornada en la que estaba previsto un acto, luego suspendido, en reconocimiento al presidente del país, Mario Abdo Benítez, por el Día de la Mujer Paraguaya.

El Ministerio de la Mujer había convocado un acto con motivo de ese día que incluía ese polémico homenaje al mandatario, del conservador Partido Colorado, que esta semana fue cancelado por la cartera “por los elevados casos de contagio” de coronavirus.

Sin embargo, la Plataforma Feminista del Paraguay mantuvo su protesta para este miércoles, convocada contra esa y otras recientes decisiones del Ministerio.

Para las reunidas frente a la sede ministerial, la decisión de reconocer a un presidente “que no trabaja a favor de los derechos de las mujeres” supone “una bofetada a todas las mujeres que luchan”, como dijo durante el acto de la Plataforma Natalia Ferreira, una de las portavoces.

Las asistentes se congregaron con carteles que mostraban fotografías e historias de mujeres paraguayas, desde trabajadoras domésticas hasta educadoras, pasando por sindicalistas, migrantes o lideresas campesinas.

Todas con un papel relevante y activo en el último año, en el que la pandemia de coronavirus les obligó a organizarse desde sus comunidades o puestos de trabajo para sacar adelante a su familia y entorno en situaciones muchas veces precarias.

“Merecen ser homenajeadas y nuestro Ministerio les da la espalda; nuestro Estado y nuestro Gobierno les dan la espalda”, expresó Ferreira frente al Ministerio de la Mujer.

Además del descontento por elegir al presidente como homenajeado, la celebración de este año también se ha visto empañada por los feminicidios e intentos de feminicidios de las últimas semanas.

A eso se suman otras cuestionadas decisiones del Ministerio de la Mujer, como un comunicado tras un escrache a un miembro del Gobierno, y la renuncia de una de las viceministras por divergencias con la línea que estaba tomando la cartera.

En ese sentido, la Plataforma Feminista del Paraguay denunció que el Ministerio sólo defiende “a las mujeres de su clase y no hace nada en favor de las mujeres trabajadoras”.

Una actitud que responde a que “el actual Ministerio de la Mujer, la ministra (Nilda Romero) y sus viceministras desconocen los conceptos básicos de violencia y su propia función”, según señalaron en el manifiesto leído este miércoles.

“Exigimos que el Estado cumpla su rol institucional, desarrolle y articule políticas públicas de protección contra la violencia hacia las mujeres y se cumplan las leyes vigentes. Esto solo podrá darse con una ministra de la mujer y un gabinete capaz de liderar la disputa por mejores condiciones para todas las mujeres”, agregó el manifiesto.

NADA QUE CELEBRAR
Paraguay celebra cada 24 de febrero el Día de la Mujer Paraguaya para conmemorar la “Primera Asamblea de Mujeres Americanas” de 1867.

En esa fecha diversos grupos de mujeres paraguayas entregaron sus joyas para contribuir en la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), que enfrentó a Paraguay con Argentina, Brasil y Uruguay.

Con la población diezmada, las paraguayas tuvieron un papel relevante en la reconstrucción del país durante los años posteriores.

Aunque la celebración se mantiene, en los últimos años también ha adquirido un matiz reivindicativo ante la falta de políticas públicas hacia las mujeres, la violencia y los casos de feminicidio.

Al respecto, Beatriz Toledo, una portavoz de la Organización de Mujeres Campesinas e Indígenas (Conamuri), dijo a Efe que “no hay nada que celebrar como mujer paraguaya, sino mucho por lo que luchar y por quienes luchar”.

“Sabemos que hoy las mujeres, principalmente las mujeres del campo, sufren muchísima violencia, feminicidio… No solamente las mujeres, sino también las niñas y las niñas madres”, expresó Toledo, procedente del norteño departamento de San Pedro, que también se manifestó ante el Ministerio.

Como el resto de las reunidas, Toledo consideró “una ofensa muy fuerte” que el Ministerio hubiera elegido a Abdo Benítez como homenajeado en el Día de la Mujer Paraguaya.

“Es muy indignante porque no se puede homenajear a un presidente que se dice presidente pero que no ayuda, que no ve la necesidad de su gente”, agregó.

Durante el acto, la Plataforma Feminista del Paraguay también anunció movilizaciones para el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, para seguir exigiendo al Estado paraguayo la defensa de los derechos de las mujeres.