El año 2010, en la convención de Brasilia, se inscribieron en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco 1,400 kilómetros de la ruta más antigua de México.

El año 2010, en la convención de Brasilia, se inscribieron en la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco 1,400 kilómetros de la ruta más antigua de México. A esta ruta se le conoce como Camino Real de Tierra Adentro que vinculó histórica y patrimonialmente el antiguo territorio novohispano, con Texas y Nuevo México en Estados Unidos de América.

Este camino servía para transportar la plata extraída de las minas de Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí, así como el mercurio importado de Europa. Por el camino existía un tráfico regular de mercaderes, arrieros, ganaderos, viajeros, religiosos y funcionarios, entre las provincias de Jilotepec y Querétaro.

Camino Real de Tierra Adentro es un atractivo turístico que tiene potencial para el segmento de naturaleza, cultura y aventura; y para el desarrollo de caminatas, cabalgatas y bicicleta de montaña.

Guiado por Arturo Morales Tirado y Sara Elena Narváez Martínez, del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) – Órgano Técnico Asesor de la UNESCO-, Juan José Álvarez Brunel, Secretario de Turismo del estado de Guanajuato, realizó un recorrido de reconocimiento por el Camino Real de Tierra Adentro.

“Analizamos el tramo que corresponde a Guanajuato y su papel fundamental en el Camino Real de Tierra Adentro, a partir de un doble enfoque: el de la conformación, consolidación y uso del camino a través del tiempo, pero también como referente, eje y baluarte cultural”, dijo el maestro Álvarez Brunel.

Álvarez Brunel, en compañía también de Francisco Javier Valverde Polín, director de Desarrollo Turístico; y Adriana Lorena Jasso Medina, directora de Desarrollo de Proyectos, recorrió la Hacienda del Gallinero, Hacienda de la Erre, Cerro de El Cordero y Rondanejo, El Llanito, Hacienda de Atotonilco, Puente de San Rafael, Hacienda de los López y San Miguel Viejo.

La SECTUR Guanajuato analizará esta propuesta y, con base en lo obtenido, establecer un plan de manejo, gestión y preservación del patrimonio.