La Directora de Servicios de Salud, Martina Pérez Rendón, asegura que las pruebas rápidas no son garantizadas.

Querétaro, 23 Febrero 2021.- La Directora de Servicios de Salud, Martina Pérez Rendón, aseguró que las pruebas rápidas que proponen hacer los antreros, no son garantía para asegurar que las personas no tengan el virus.

Esto, luego de que miembros de la Asociación de Empresarios y Trabajadores de Discotecas, Bares, y Entretenimiento de Querétaro, pidieron un permiso al gobierno del estado para realizar pruebas de Covid 19 para que pudieran trabajar después de las 10 p.m.

“Si los empresarios consideran que puede ser una alternativa no es algo que la Secretaría de Salud estaría recomendando , pero ellos pueden adoptar las medidas que consideren pertinentes” aclaró la directora.

Martina Pérez Randón informó que una prueba rapida negativa en una persona sin síntomas no garantiza que esa persona no esté en un proceso de incubación o en un periodo presintomático

Por lo tanto, las pruebas rápidas detectan cargas virales altas en los primeros siete días de los síntomas. “Si yo le tomo una prueba a alguien que no tiene síntomas su carga viral es baja y lo voy a detectar como una persona negativa, pero puede estar desarrollando el virus” aclaró la directora de Servicios de Salud.

Sin embargo, los miembros de la Asociación de Empresarios y Trabajadores de Discotecas, Bares y Entretenimiento de Querétaro, mencionaron que sus pruebas tienen el 95 por ciento de efectividad, además de haber sido evaluadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Ante esto, mencionó que los empresarios “están en la libertad de aplicar la medida que consideren pertinente, sin embargo (…) en las pruebas rápidas el momento adecuado para aplicarlas es en personas con síntomas. Asumimos que una persona que acude a cualquier centro de diversión no tiene síntomas, entonces no es el candidato idóneo para aplicar una prueba rápida”.

Hasta el momento, en el Escenario B en el estado de Querétaro, los centros nocturnos que incluyen a los casinos, bares y cantinas, deben tener un aforo del 30 por ciento y cumplir con un horario de cierre a las 10 p.m.