La cantante española Natalia Jiménez posa durante una entrevista con Efe, en Ciudad de México. EFE

Miami, 11 feb (EFE News).- A pocos días de finalizado su divorcio, la cantautora Natalia Jiménez se ha declarado legalmente en bancarrota en Estados Unidos, confirmaron este jueves a Efe fuentes de su equipo.

Jiménez reveló sus problemas financieros el miércoles en sus redes sociales, mientras bromeaba que solo podía tomar agua de la canilla, pues una botella de su marca favorita “cuesta 6 dólares y no los puedo pagar”.

Por su parte, el programa de chismes del mundo del espectáculo “Suelta la Sopa”, de la cadena Telemundo, detalló que Jiménez había presentado esta semana la declaración de bancarrota ante un tribunal de la ciudad de Miami (Florida), donde reside desde hace varios años.

Según el documento, Jiménez tiene ingresos promedio de 5.000 dólares mensuales, que no serían suficientes para cubrir la deuda de la artista, que aseguró es de 696.759 dólares, de los cuales 88.000 corresponden a pagos atrasados de impuestos.

Entre los bienes declarados por la artista está la mitad de una casa en España valorada en 890.000 dólares y un auto de marca Mini Cooper de 2016, cuyo valor actual en el mercado ronda los 14.000 dólares.

Además, presentó los estados dos cuentas de bancos, en los que tiene 5,4 dólares en una y 2.248,65 dólares en otra. También reveló que la casa en la que habita en Miami con su hija es alquilada.

La declaración de bancarrota en Estados Unidos es un instrumento legal de auxilio financiero, que permite a empresas e individuos reestructurar y hasta conseguir el perdón de las deudas.

Como consecuencia, los ingresos de la entidad que está en falencia son monitoreados y se bloquea el acceso a crédito durante siete años.

Esto no impide que el declarante, en este caso Jiménez, siga trabajando y, según sea el acuerdo que se cierre con los deudores, pueda saldar la nueva cantidad y condiciones de la deuda.

Como ha sucedido con muchos otros artistas, la suspensión total de conciertos a consecuencia de la covid-19 afectó severamente los ingresos de Jiménez, quien tenía prevista una gira para promover su más reciente disco, “México en mi corazón”.

Según han revelado artistas, managers, promotores y disqueras, hasta que comenzó la pandemia, más del 70 % del dinero de los cantantes y músicos provenía de las presentaciones en vivo.