Carlos Habacuc Ruiz Uvalle, Presidente en Querétaro de la Cámara Nacional de Comercio (CANACO).

Querétaro, 27 Enero 2021.- El presidente en Querétaro de la Cámara Nacional de Comercio (CANACO), Carlos Habacuc Ruiz Uvalle, precisó que en lo que va de la contingencia sanitaria por el COVID-19, se han cerrado alrededor de mil 300 negocios derivado de la situación económica por la que atraviesan, de los cuales solo el 30 por ciento ha logrado cambiar de giro para sobrevivir.

El empresario destacó que este porcentaje representa alrededor de 390 negocios que buscan incursionar en rubros o “bajar la cortina” para brindar servicios en los domicilios y a domicilio; por lo que los más de 900 negocios restantes cerraron definitivamente sus puertas.

“Son mil 300 los afectados; de esto, un 30 por ciento han cambiado su giro comercial, o se han cambiado al dar servicio en sus domicilios, son cerca de 390; es la situación actual como está. (El resto) está muerto. El resto han decidido a irse a trabajar, o definitivamente buscar algunas otras opciones que no son el comercio”, lamentó.

Con estos cierres, se podrían haber perdido alrededor de 3 mil 500 empleos; y explicó que dentro del sector comercio en general, se han perdido 19 mil 200 empleos, y se han logrado recuperar alrededor de 9 mil.

Ante el apoyo económico que entregará el gobierno del estado, de 25 mil pesos al sector restaurantero, el dirigente de CANACO estimó que podrían verse beneficiados alrededor de 100 establecimientos afiliados.

Y es que manifestó que debido a que no hay apoyos de parte del gobierno federal, el gobierno estatal es quien se encarga de salvar al sector, aunque admitió que en estas circunstancias no es posible apoyar a todos los giros.

Carlos Ruiz Uvalle señaló que se reunirán en próximos días con el secretario de Desarrollo Sustentable del estado, Marco del Prete III, para conocer cuántos comercios serían apoyados y la mecánica de la entrega.

Finalmente, el líder empresarial sostuvo que mantendrán la lucha por evitar que se origine un nuevo confinamiento y cierre de actividades, ante la recomendación de la Vocería Organizacional de suspender actividades no esenciales por tres semanas, para frenar la cadena de contagio.

Adelantó que su postura ante el riego de cierre es que se continúe con las restricciones de horarios, porque “un cierre total sería un colapso económico muy fuerte, eso es un hecho”, concluyó.