El INEGI presentó la vigésimo novena edición de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana.

Querétaro, 22 Enero 2021.- El INEGI presentó la vigésimo novena edición de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, la cual proporciona estimaciones sobre la percepción de seguridad en la población de 18 años y más en zonas urbanas.

En el estado de Querétaro el porcentaje de la población que se sintió insegura en la ciudad durante el mes de Diciembre 2020, aumentó dos puntos porcentuales en comparación con el mes de Septiembre, pasó de 46.3 por ciento a 48. Esto implica que casi un cincuenta por ciento de los queretanos encuestados se sienten inseguros.

Con base en esta encuesta, los principales cinco lugares en donde los encuestados se sintieron inseguros en México fueron en los cajeros automáticos, transporte público, bancos, calles que habitualmente usan y parques recreativos o centros recreativos.

En el estado de Querétaro la percepción de inseguridad en los cajeros automáticos está dentro de los rangos más altos del país con un total de 70.2 por ciento, casi equivalente a estados como Guanajuato, con 72.6 por ciento.

El porcentaje más alto se lo lleva el municipio de Fresnillo con un total de 92.9 puntos porcentuales.

En cuanto a la percepción de seguridad en el transporte público , en el estado se encuentra en un rango medio, con un total de 57.4 por ciento, casi veinte puntos porcentuales arriba del municipio de Tampico con un total de 38.6 por ciento.

Sin embargo, según datos del Secretariado del Ejecutivo Nacional de Seguridad, en Querétaro han habido un total de 227 robos, con mayor incidencia en el municipio de Querétaro, seguidos de Corregidora y San Juan del Río.

Por otro lado, respecto a temas relacionados con violencia de género, la entidad se mantiene con los porcentajes más altos en cuanto a acoso personal y violencia sexual en mujeres, con un porcentaje de 24.8 por ciento.

Dicha situación lo posiciona por arriba del municipio de Ecatepec, que lo han señalado como el peor lugar para vivir siendo mujer.

Según este estudio, la clase de acoso personal y violencia sexual en el país que fue más frecuente fue la intimidación sexual, posteriormente el abuso sexual, seguido del acoso y finalmente la violación.