El banco de Florida BankUnited anunció que cortó lazos con el expresidente Donald Trump al cerrar dos cuentas que tenía el republicano. FOTO: EFE/EPA/JIM BOURG.

Miami, 22 ene (EFE).- El banco de Florida BankUnited anunció que cortó lazos con el expresidente Donald Trump al cerrar dos cuentas que tenía el republicano y sumarse así a otras entidades bancarias que han hecho lo mismo tras el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero perpetrado por algunos de sus seguidores, informaron este viernes medio de prensa.

No obstante, BankUnited, con sede en Miami Lakes (sur de Florida), no detalló que el cierre obedeciese a los disturbios que protagonizó un grupo de “trumpistas” en la sede del Congreso en Washington, en los que murieron cinco personas, como sí lo han expresado otros bancos.

“Ya no tenemos ninguna relación de depósito con él”, manifestó Banks United.

Medios nacionales han informado del cierre de otras cuentas de Trump en el Professional Bank, también de Florida, estado que es su residencia oficial desde 2019 y al que regresó para quedarse el miércoles pasado cuando terminó su periodo presidencial de cuatro años.

El republicano enfrenta un juicio político, el segundo de su mandato, por su responsabilidad en el asalto al Capitolio, que posiblemente comenzará a partir del próximo martes.

La toma del Capitolio a cargo de “trumpistas” impulsados por Trump y republicanos que han argumentado sin pruebas que fueron fraudulentas las elecciones que dieron como ganador al presidente Joe Biden, ha movilizado a bancos y otras empresas a cortar lazos con ambos.

Signature Bank, en Nueva York, señaló incluso que no haría negocios con los legisladores que se habían opuesto a certificar la elección presidencial del demócrata Biden.

El Deutsche Bank, el banco más utilizado en las últimas décadas por Trump, también ha señalado que no realizarán negocios futuros con el republicano tras el asalto al Capitolio.

Dicha entidad no trabajará en el futuro ni con Trump ni con su empresa, aunque todavía mantendrá una relación durante los próximos años, pues la compañía del magnate debe más de 300 millones de dólares a la entidad.

El Deutsche Bank ha sido durante dos décadas la principal fuente de crédito para Trump y al menos algunos de sus directivos han criticado públicamente el asalto al Congreso.