El 61.3 por ciento de los mexicanos han sufrido una reducción directa de sus ingresos debido a la emergencia sanitaria por COVID-19. Así lo revela un estudio hecho por yotepresto.

Además, un 13.7 por ciento sufrieron una reducción en el ingreso familiar, ya que alguno de sus familiares fue despedido, bajaron su sueldo, cerró su empresa o tuvo alguna otra afectación económica.

“El panorama que vimos en este estudio fue sumamente preocupante, porque solo el 25 por ciento de las personas comentó que no tuvo ninguna afectación. Esto, en un país en el que, como habíamos descubierto en un estudio anterior, 60 por ciento de la población no cuentan con un fondo de ahorro para emergencias”, comentó Luis Rubén Chávez, CEO de la plataforma.

De quienes participaron en el ejercicio, el 22 por ciento dijo que su empresa disminuyó su sueldo, el 17.9 por ciento tuvo una disminución de clientes en su negocio, el 13.7 por ciento dijo que disminuyeron los ingresos familiares, al 6.3 por ciento lo despidieron, al 6.1 por ciento lo descansaron sin goce de sueldo, el 3.8 por ciento cerró su empresa temporalmente, el 0.5 por ciento cerró definitivamente y el resto tuvo distintas afectaciones.

“Esta es una crisis de dos frentes, de salud, porque muchas personas se han enfermado y han muerto, y económica, ya que las restricciones han hecho que muchas personas tengan afectaciones muy importantes en su empleo o negocio”, dijo Chávez.

Para hacerle frente a esta situación, el 30 por ciento aseguró que utilizó sus ahorros, el 27.8 por ciento buscó un ingreso extra, el 23.7 por ciento vendió un bien, el 20.8 por ciento solicitó un préstamo, el 16 por ciento empeñó un bien, el 13.9 por ciento utilizó su tarjeta de crédito y el 11 por ciento pidió dinero a amigos y familiares.

“Lo ideal es que todos hubieran utilizado sus ahorros para hacer frente a esto. Sin embargo, más del 60 por ciento tuvo que endeudarse y, seguramente, eso los llevó a tener aún más problemas económicos. Claro que los sacó del problema momentáneamente, pero seguro están pagando muchísimos intereses por ello y será un problema pagar, porque la situación no se iba a resolver en el corto plazo”, dijo Chávez.

Sobre qué hicieron con sus deudas en esta etapa, el 34.8 por ciento dijo que continúo pagando normal, el 23.7 por ciento solicitó un periodo de gracia, el 9.4 por ciento tuvo que dejar de pagarlas, el 9.3 por ciento solicitó una reestructura, el 5.6 por ciento solicitó un crédito para pagarlas todas, el 2.5 por ciento solicitó una quita y el resto aseguró no tener deudas.

“Estamos seguros, aunque esto habrá que estudiarlo más adelante, que la pandemia generará que muchas personas tengan problemas con su Buró de Crédito y, por consiguiente, para conseguir préstamos en el futuro. Esto porque algunos dejaron de pagar o se atrasaron y no todos los que pidieron un periodo de gracia habrán resuelto su situación para cuando éste termine”, detalló el también cofundador de la plataforma.

Chávez recordó que la crisis económica creada por la COVID-19 no se resolverá rápido y que lo mejor es evitar endeudarse, con el fin de reducir los problemas económicos rápidamente.