Redacción deportes, 13 ene (EFE).- No hay un favorito claro en la general de motos, desprovista de su último líder, José Ignacio Cornejo (Honda), cuando el Rally Dakar enfila su tramo más decisivo. Tan solo dos etapas separan a los supervivientes de la meta final en Yeda, un lugar todavía lejano teniendo en cuenta que este jueves llega una especial de 464 kilómetros, que ya no será la más larga -sí exigente- de esta edición tras haber sido recortada desde los 511 iniciales.

El adiós del chileno, trasladado al hospital de Taduk y apartado de la carrera por riesgo de una conmoción cerebral, dibuja una nueva perspectiva en la clasificación de motoristas, totalmente imprevisible, con el argentino Kevin Benavides (Honda) como nuevo líder, aunque con un margen ínfimo: 51 segundos le saca al estadounidense Ricky Brabec, el defensor del título.

También el británico Sam Sunderland (+10:35) y el español Joan Barreda (+15:40) se ven con opciones de coronarse en esta edición, sabedores de que la próxima especial es propicia para una gran remontada entre las dunas.

“La carrera es larga y estamos viendo, con este tipo de navegación y con todo lo que está sucediendo cada día, que la lucha es contra la carrera”, expuso Joan Barreda al conocer la retirada de Nacho Cornejo.

El chileno sufrió una fuerte caída a la altura del kilómetro 252 de los 342 de especial. Se repuso y tiró hasta alcanzar la meta, pero siguiendo el criterio médico renunció a seguir batiéndose con los mejores. Aun con la caída, sería tercero a tan solo 1:07 del primero.

La baja de Nacho Cornejo, sumada a la Toby Price, devuelve a Joan Barreda a la pelea por el podio, en un momento donde la fatiga multiplica la dificultad que ya tiene este Rally Dakar. “Nos espera más ‘rock and roll’ del bueno”, bromeó el castellonense. Lorenzo Santolino, séptimo, es el otro español en el top-10.

En coches, también hay dos españoles en los puestos punteros. Carlos Sainz (X-Raid Mini JCW) es tercero, a 1 hora y 3 minutos del francés Stéphane Peterhansel, que aspira a sumar su decimocuarta corona y a sucederle en el palmarés. Nani Roma (ProDrive) es quinto, a dos horas y 50 minutos del galo.

Con la presión de quien se sabe líder destacado afrontará ‘Monsieur Dakar’ la próxima embestida del catarí Nasser Al-Attiyah. El piloto de Toyota Gazoo Racing considera que la especial de este jueves es su última oportunidad para reducir los 17 minutos que le distancian del líder.

“Para mí, será el día clave del Dakar. Será una etapa complicada, pero daremos el cien por cien. No hay estrategia, vamos a seguir a buen ritmo y ya. Seguro que Stéphane tiene más presión porque el líder es él, pero yo también la siento: si mañana no lo consigo, quedaré segundo”, asumió el catarí.

En quads, el argentino Pablo Copetti, desprovisto ya de opciones de lograr título, se llevó la victoria en un recorrido con 241 kilómetros de enlace y 342 de especial entre Neom y Al’Ula.

Por escasos 20 segundos batió Copetti al chileno Ítalo Pedemonte para firmar su segunda victoria de etapa en esta edición del Rally Dakar, que por segundo año consecutivo se disputa en Arabia Saudí.

El también argentino Manuel Andújar, líder de la general, fue tercero a 2:45.

Eso no cambia en exceso el panorama de la general de quads. De hecho, Andújar eleva su ventaja hasta los 21 minutos con respecto al francés Alexandre Giroud, cuarto clasificado en esta especial.

En vehículos ligeros, el ruso Sergei Kariakin cortó la racha de tres triunfos del chileno Chaleco López, quien sigue al frente de la general, con una ventaja de 10 minutos sobre el estadounidense Austin Jones.

Por su parte, el checo Martin Macik (Iveco) repitió triunfo en la décima etapa del Rally Dakar en la categoría de camiones, con una ventaja de 1 minuto y 40 segundos sobre el líder de la general, el ruso Dmitry Sotnikov (Kamaz). Su renta es de 47:22 sobre su compatriota Anton Shibalov.