La situación de 40 millones de niñas, niños y adolescentes en México se agudizó durante el último año, a causa de las decisiones del gobierno que los abandonó. FOTO: TWITTER @UNICEFMexico/ILUSTRATIVA.

México, enero (SEMlac).- La situación de 40 millones de niñas, niños y adolescentes en México se agudizó durante el último año, a causa de las decisiones del gobierno que los abandonó; desmanteló el sistema nacional de vacunación; quitó todo el presupuesto a la Estrategia Nacional de la Primera Infancia y redujo 19 por ciento el presupuesto para la salud materna, dijo el pasado 6 de enero Juan Martín Pérez García, en una conferencia de prensa a distancia.

El director de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) agregó que la omisión de la política de este gobierno anuncia daños profundos en la salud mental de la tercera parte de la población; creció la violencia sexual en niñas, aumentaron los embarazos tempranos, el trabajo infantil y la falta de información a las y los menores.

Además, precisó, es una desgracia que no habrá vacunación para las y los menores, cuando más de 35.000 han sido infectados y más de 500 han muerto. Se abrieron restaurantes, pero siguen cerrados los parques, cuando el juego y el aire libre son fundamentales para su desarrollo futuro.

Este detallado informe fue entregado a Leticia Ramírez en las puertas de Palacio Nacional previamente a la conferencia a distancia trasmitida en el Facebook de REDIM. La entrega se hizo un acto en el que las y los directivos de esa red se acompañaron de actores que representaban a Santa Claus y los Tres Reyes Magos.

Juan Martín Pérez García dijo que ojalá lo lea el ejecutivo de la nación, porque urge rectificar la estrategia para atender la pandemia, reducida a una idea sólo biológica de la infección, abandonando todas las repercusiones sociales y económicas que han profundizado la pobreza de niños, niñas y adolescentes.

Pidió una política para atender a ese segmento poblacional en orfandad, muchos de los más de 120.000 muertos, dejaron hijos o hijas; todas las personas que han perdido su empleo, tienen familia y en educación se retrocedió 40 años, al dar clases por televisión y no dotar de tabletas y computadoras a niños y niñas.

Un grupo de mujeres adolescentes llamado Educación Justa, pidió directamente al ex Secretario de Educación su atención, desde abril insisten en ser escuchadas. Pero la respuesta ha sido cero.

“Estábamos mal, pero ahora estamos peor”, dijo Isabel Crowley, presidenta de REDIM. Los nueve meses de confinamiento impactaron a la tercera parte de la población, sin respuesta alguna; hay daños en la salud, aumentó la trata, y la pornografía creció 157 por ciento; 35 millones de escolares no tienen computadoras; se abandonó la Estrategia Nacional de Primera Infancia, para la que “no hay un solo peso para 2021”.

El informe
El informe comentado a la prensa, denominado “El Año de la Sindemia y el abandono de la niñez en México”, que podrá consultarse en las redes sociales de REDIM, analiza los impactos asociados a la crisis sanitaria: no se atendió el aumento de las brechas de desigualdad y no se respondió a la OMS, que llamó al gobierno a tomarse con seriedad el fenómeno; no entendió cómo atender la desventaja y los efectos en la vida cotidiana.

Un ejemplo es el desmantelamiento del Sistema Nacional de Vacunación. Ahora, señala el estudio, se esperan rebrotes de sarampión y poliomielitis, más otras enfermedades desatendidas, como el cáncer en mujeres, niñas, niños y adolescentes; sigue en aumento la obesidad infantil; se mantiene la cifras de siete desapariciones e igual número de asesinatos diarios a niños, niñas y adolescentes; hay 10.000 menores con lesiones corporales por sus familia y durante la pandemia 15 por ciento de las estudiantes abandonaron la escuela para asumir el cargo de los cuidados.

La orfandad
REDIM propone abandonar una mala estrategia sanitaria y atender la sindemia; hacer un catálogo de niños y niñas en la orfandad tras la muerte de madres y padres; información adecuada a la niñez. Que no se les informó del cierre de escuelas, no se les escuchó y ahora no se van a vacunar, cuando los mensajes son tremendos en términos médicos y ellos y ellas no entienden la razón por la cual se les omitirá en la vacunación. Habrá efectos mentales que no se están viendo ni atendiendo.

La pandemia ha hecho que muchos niños y niñas “enfrentan un gran problema en casa porque la llegó la violencia ahí. Se han incrementado los casos de abuso sexual, de corrupción de menores y embarazos tempranos”, lamentó REDIM.

En la presentación, Pérez García llamó a que las autoridades dejen de reducir la estrategia de control de la pandemia solo a temas médicos o biológicos, y empiecen a adoptar un enfoque “sindémico”, mediante el cual se visibilicen las desigualdades sociales que padecen ciertos grupos de población y que hacen que se vean más afectados que otros.

Un ejemplo de ello, dijo, es que en México ocho de cada 10 personas que han muerto por covid-19 no tenían acceso a seguridad social ni hospitales. Dichas condiciones de pobreza, sumadas a fenómenos como la violencia, la obesidad y la falta de acceso a alimentación adecuada, hacen que muchas personas fallezcan sin recibir atención.

“Un error en la pandemia fue pensar que a los niños no les pasaba nada, que eran inmunes, pero la Organización Mundial de la Salud ya aclaró que esto es falso. En México tenemos a miles de niños dados como positivos (por covid-19) y cerca de 500 de ellos han muerto, la mayoría adolescentes con problemas de salud asociados”.

El 2020 fue “el año en el que la sindemia le está cobrando la vida y los proyectos de futuro a niños, niñas y adolescentes, pero sobre todo es el año en que el Estado mexicano abandonó a su infancia”, integrada por 40 millones de nacionales.