La SIP denunció este jueves las "flagrantes agresiones" contra los periodistas que cubrían los disturbios que ocasionaron seguidores de Trump. FOTO: EFE/Jim Lo Scalzo.

Miami, 7 ene (EFE).- La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció este jueves las “flagrantes agresiones” contra los periodistas que cubrían los disturbios que ocasionaron seguidores del presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, en el Capitolio y pidió que los autores sean “identificados y castigados conforme a la ley”.

La institución, con sede en Miami, señaló que las agresiones ocurridas el miércoles en Washington, y que incluyeron “el hostigamiento físico y la destrucción de equipos de transmisión de medios de comunicación internacionales”, constituyen “una afrenta grave contra la libertad de prensa”.

“Siempre temimos que tanta retórica contra la prensa y estigmatización contra periodistas y medios que Trump prolongó sin tregua durante su mandato algún día terminaría generando este tipo de violencia en contra de la libertad de prensa, como hemos observado anoche”, señaló el presidente de la SIP, Jorge Canahuati, titular del Grupo Opsa de Honduras.

En la que es calificada como una de las jornadas más convulsas de la historia de EE.UU., la tarde del miércoles seguidores de Donald Trump rompieron el cerco de seguridad y asaltaron la sede del Congreso estadounidense cuando los legisladores certificaban la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Al menos cuatro personas fallecieron durante los disturbios, de acuerdo a las autoridades, incluida la residente de San Diego (California) Ashli Babbit, una veterana de la Fuerza Aérea y simpatizante de Trump que resultó herida de bala y pereció tras ser trasladada a un hospital.

Los medios nacionales y las redes sociales han mostrado imágenes de caóticas escenas con trumpistas recorriendo los pasillos con banderas o sentándose en los escaños, además de equipos de reporteros completamente destrozados.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Carlos Jornet, dijo que la violencia contra los trabajadores de la prensa “llegó a un punto de barbarie sin precedentes, por lo que las autoridades deben adoptar medidas para que estas situaciones no se repitan en el futuro”.

Tanto Canahuati como Jornet indicaron que “la violencia muchas veces es producto de la insensatez y polarización que se genera en las altas esferas de la política”.