París, 15 dic (EFE).- Saint Laurent inició este martes una nueva etapa con su primer desfile fuera del calendario parisino y se sirvió del desierto para presentar su colección primavera-verano 2021, una oda a la libertad de movimiento.

La firma anunció su abandono de la Semana de la Moda de París el pasado abril, en pleno cuestionamiento de una industria que vio bloqueados sus desfiles por las medidas de confinamiento impuestas contra la pandemia.

“Consciente de los cambios radicales” que suponía esta crisis, la marca decidió “reflexionar” sobre su forma de presentación y privilegiar una relación “directa con la gente y su día a día”, dijo entonces en un comunicado.

Adiós a las celebridades en primera fila, a su escenario de ensueño delante de la Torre Eiffel y a su ineludible cita con la moda parisina, para una primera toma de contacto con un nuevo formato: una pasarela retransmitida en redes y, en esta primera ocasión, desde un desierto cuya localización no fue revelada.

Por una gigantesca duna apareció la primera modelo, vistiendo una minimalista chaqueta larga marcada en los hombros con mallas de ciclista, una sobriedad que impregnó la línea y donde el negro fue el rey absoluto.

Apenas destacaron unos toques de rojo y tonos tierra en esta colección, donde primaron las telas fluidas, las mangas voluminosas con plumas y el contraste de prendas pequeñas, como bodies ajustados y tops cortos, con pantalones y largas chaquetas masculinas.

Promete ser tendencia su recuperación de las bermudas tipo ciclistas, vistas ya la última temporada, que entran en el día a día combinadas con camisas de seda, jerséis de punto y chaquetas de corte recto.

El diseñador belga Anthony Vaccarello, al frente de la firma, no renunció a su ambición por la feminidad más clásica, con unos tacones muy pronunciados pese a los cuales las modelos lograron desfilar sobre la arena, y su amor por toda prenda que deje a la vista las piernas.

Por esto y por la situación geopolítica que viven numerosos países en los que se ha impuesto el confinamiento, Vaccarello rindió homenaje al sueño de un viaje por un desierto de apariencia infinita y a la libertad de movimiento, bajo el título “I wish you were here” (Ojalá estuvieras aquí).