La escritora española Rosa Montero volvió a ser parte de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara. FOTO: EFE/Cortesía FIL/Eva Becerra.

México 4, dic (EFE).- La escritora española Rosa Montero volvió a ser parte de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, esta vez para mostrar a la científica Marie Curie (1867-1934) con más vertientes que solo su intelecto y aseguró que era como “un volcán apasionado”.

La charla estuvo repleta de historias de la científica polaca poco conocidas tales como su primer amor, su primera decepción romántica, la pobreza de su infancia, sus deseos incontenibles de estudiar, su etapa como madre y las fuertes depresiones que vivió en varios momentos de su vida.

“La Marie Curie oficial es esa señora tremendamente seria, fría, controladora, que arrolló todo y que tiene una historia épica del aislamiento del radio, yo creí que la conocía también”, contó la escritora desde el panel virtual titulado “¡La FIL también es ciencia!”.

Sin embargo, Montero (Madrid, 1951) reconoce que fue hasta que llegó a sus manos el diario de Curie que descubrió que en realidad poco sabía de ella y en estos escritos encontró a una mujer apasionada y vibrante.

“Mi editora de Seix Barral me mandó un diario de 28 páginas que había hecho Marie Curie al año de la muerte de Pierre Curie (su esposo) y es un aullido de dolor animal y yo me quedé fascinada, esta era la Marie Curie fiera, entonces emergió una Marie más interesante”, relató la escritora.

“La ridícula idea de no volver a verte” (2013) fue el resultado de dicho encuentro, una novela que describe el dolor experimentado por la científica.

Durante la charla que mantuvo, Rosa resaltó la brillantez de dicha mujer así como las dificultades que Curie atravesó por ser pobre y mujer, entre ellas que no fuera reconocido su trabajo como debió haber sido en la entrega del Premio Nobel o que su vida personal y amorosa se atravesará en la percepción de su trabajo profesional.

También resaltó anécdotas como la amistad que Curie mantuvo con un joven Albert Einstein que la quiso pretender en algún momento, su amorosa relación con su esposo, así como las veces que estuvo al filo de la locura y la muerte.

“Estuvo toda su vida bordeando la depresión, estuvimos a punto de perderla y eso me hace pensar en cuántas Marie Curie habremos perdido por las condiciones que enfrentaban las mujeres”, apuntó decepcionada la escritora.

Montero también confesó sentirse identificada con Curie por su obsesividad y que a pesar de que Marie no fue una mujer feminista considera que se sentiría muy satisfecha por ver el avance que han logrado las mujeres hasta ahora.

“Me fascinó su capacidad para derribar montañas con la frente, esa resistencia y tenacidad por encima de lo imposible, es una heroína para mí”, destacó Montero.