Sin tolerancia de las autoridades sanitarias y de protección civil, a la desobediencia de los establecimientos para cumplir de manera puntual las normas de prevención a los contagios del Covid-19.

San Juan del Río, 28 Noviembre 2020.- Sin tolerancia de las autoridades sanitarias y de protección civil, a la desobediencia de los establecimientos para cumplir de manera puntual las normas de prevención a los contagios del Covid-19.

Ayer por la noche las autoridades, entre las que se encontraban de regulación sanitaria, Protección Civil Estatal y de Seguridad Pública, fueron clausurados varios establecimientos que no cumplían con las nuevas disposición sanitarias.

El operativo inició alrededor de las 21:00 horas, ates del término establecido para los giros con ventas de comida y bebidas alcohólicas.

Se dijo que de acuerdo a las nuevas disposiciones para frenar los contagios, no habrá tolerancia para los establecimientos que infrinjan los protocolos.

De ahí que varios que no cumplían con las medidas, ni los trabajadores usaban el cubrebocas, fueron clausurados de manera inmediata por las autoridades.

Fueron alrededor de cinco células de personal sanitario, de salud, Protección Civil y de seguridad, los que se encargaron de recorrer la mayor parte de la ciudad para constar que los propietarios de negocios cumplieran.

Y es que para la venta de comida y bebidas alcohólicas, además de que el personal debe cumplir con todas las medidas sanitarias, uso de cubrebocas y limpieza constante de mesas y zonas de alimentos, deberían cerrar a las 22:00 horas como máximo.

Los negocios y establecimientos comerciales, están obligados y sin tregua, cerrar las 20:00, lo que se pudo constatar durante la verificación que se hizo por las autoridades en todo el municipio.

Aunque no se precisaron los resultados que hubo durante el operativo ayer por la noche, si se conoció de la clausura de establecimientos como el Bar Ángel, ubicado en Paseo Central y Francisco Villa, donde el personal no cumplía ni siquiera con el cubrebocas.

Los centros nocturnos y bares también fueron supervisados y en su caso se pudo comprobar que algunos ya estaban cerrado antes de las 22:00 horas, plazo máximo para prestar servicio y sin clientes adentro.