San Juan del Río, 25 Noviembre 2020.- Ni para bien ni para mal, ha resultado la obra de reconstrucción de la carretera federal México Querétaro, para los comerciantes de comida que se ubican entre la vialidad y la central de autobuses, en San Juan del Río.

De acuerdo a los entrevistados, refirieron a Rotativo de Querétaro, que si bien su ventas han bajado alrededor del 60 por ciento, la situación tiene que ver con la falta de empleos y la baja en la economía de las familias debido a la contingencia sanitaria por el Covid-19.

La entrevistada, señaló que la presencia de trabajadores en la obra federal, no les ha beneficiado, debido a que la propia constructora o una empresa particular, les lleva de comer a los trabajadores.

De ahí que descartó que su presencia en la obra les beneficie a todos los comerciantes que se instalan diariamente en esa zona, ya que sus clientes siguen siendo los mismos y algunos otros que llegan a comprar su comida para llevar.

“Ellos son aparte, a ellos les traen su comida y no generan derrama económica a los comerciantes que estamos aquí diariamente”, subrayó.

Indicó que los principales clientes de los comerciantes de comida que se instalan en torno a la central camionera, son personas que van de paso y que ni el tráfico que ha dejado de pasar les ha afectado.

“Ahorita que el puente no está a muchos los dejan de aquel lado y tienen que atravesar, se supone que debería haber más venta porque hay más movilidad de personas pero no”.

Apuntó que los clientes se trata de personas que ya saben que ahí venden comida y que llega específicamente a comprar y se la llevan.

Se trata de alrededor de 11 negocios que se instalan desde la mañana y en el curso del día, ya que venden desde café, jugos, tacos de canasta, carnitas, comida corrida y hasta pan en las tardes, que es cuando una mujer se instala para vender sus productos.

Los comerciantes refirieron que las ventas se mermaron desde que se implementó el semáforo naranja y que las ventas no se han recuperado, ya que son apenas para que puedan mantener a su familia.

Y lejos de solicitar apoyo a las autoridades, los comerciantes pidieron a la ciudadanía que contribuyamos todos para cuidarnos y que la situación por el coronavirus no se agudice, ya que señalan que aunque poco, ahora tienen algo de ventas y que si se cierran los negocios la situación será fatalista para la economía de las familias.