El presidente francés, Emmanuel Macron, desvelará las pautas para que el país salga del segundo confinamiento. FOTO: EFE/EPA/LUDOVIC MARIN.

París, 24 nov (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, desvelará este martes las pautas para que el país salga del segundo confinamiento, instaurado el pasado 30 de octubre, en una desescalada que será más estricta que la primera, y avanzará cuál será la estrategia de vacunación.

El jefe del Estado se pronunciará a las 20.00 hora local (19.00 GMT) en la cadena BFM TV en una intervención muy esperada pues concentrará el grueso de las disposiciones que se van a aprobar para suavizar el confinamiento a partir de los próximos días.

Se espera que en su declaración avance medidas como la reapertura de los comercios desde este mismo fin de semana o en torno al próximo 1 de diciembre.

Fuentes cercanas al Ejecutivo citadas en la prensa gala hablan además de una flexibilización de las restricciones impuestas a la población en tres fases, en función de la evolución sanitaria: la primera el 1 de diciembre, después antes de las vacaciones navideñas y una tercera fase a comienzos de 2021.

“No hay nada peor que la incertidumbre y la impresión de vivir una tristeza sin fin. Hace falta coherencia, claridad, un objetivo. Es difícil porque la pandemia es imprevisible y mundial, pero esa es la llave de la confianza, que a su vez es la llave del éxito”, aseguró Macron el domingo al semanario Journal du Dimanche.

Menos esperanza tienen en cambio los trabajadores de la restauración, pues lo más probable es que bares y restaurantes sigan cerrados.

La misma suerte podrían correr las salas deportivas y gimnasios, aunque sí que se podrían retomar ciertas actividades al aire libre, especialmente en el caso de los niños.

El presidente deberá defender cuál es la estrategia para mantener la epidemia controlada en los próximos meses, y cómo piensa el Ejecutivo reforzar el plan de diagnóstico y aislamiento de positivos que ya se anunció tras el primer confinamiento, en mayo, y que ahora consideran que falló.

“Hay que comprender que la situación no ha terminado aún. Si nos relajamos demasiado rápido el virus circulará con más rapidez aún. Tener una tercera ola con rapidez sería asumir riesgos enormes, los servicios de hospitales no lo soportarían”, consideró este martes en la emisora France Info el presidente de la Comisión Médica de Establecimientos de Hospitales parisinos, Rémi Salomon.

Salomon insistió en que sería un “error” hacer creer a la gente que lo peor de la segunda ola ha quedado detrás, pero defendió la reapertura de comercios “con la máxima prudencia”, aunque manteniendo cerrados bares y restaurantes.

Muy esperadas también serán las palabras de Macron sobre la estrategia de vacunación, cuando hay ya tres laboratorios que aseguran tener vacunas en estadios avanzados, y si éstas serían obligatorias o no en Francia, donde según los sondeos un 46 % de los franceses no está dispuesto a pasar por ella.

Este lunes, Francia registró 4.452 casos confirmados de coronavirus, una de las cifras más bajas registradas desde que se instauró el confinamiento a finales de octubre.

En el último día 501 personas murieron en hospitales, con lo que el total de víctimas mortales asciende a 49.232.